En tres meses se redujo casi a la mitad el personal de las empresas metalúrgicas

Cerca de 2200 empleados de toda la provincia contratados por firmas electrónicas no fueron reincorporados desde diciembre a esta fecha y sin perspectivas de ser restituidos a sus puestos laborales en lo inmediato.
Alrededor de 1900 son de Río Grande. El titular de la Unión Obrera Metalúrgica, Oscar Martínez, negó que el sindicato acepte posibles acuerdos de reducción de salarios a cambio de que no se produzcan despidos, tal como plantean las empresas.

La realidad de principios de diciembre de 2008, cuando se confirmó la baja de más de 1800 contratos en firmas electrónicas en Río Grande, lejos de mejorar, ha empeorado. La cifra a nivel provincial llega a 2200 empleados con contratos vencidos, casi la mitad de los 5 mil trabajadores con que contaban las empresas el año pasado.

La semana pasada, representantes de las seccionales Río Grande y Ushuaia de la Unión Obrera Metalúrgica fueron llamados junto con las seccionales de todo el país a una reunión plenaria en Buenos Aires, donde se debatió sobre la situación del país con los informes de cada uno de los lugares.

En medio de esas actividades también fueron convocados por la viceministro de Trabajo de Nación, Noemí Rial, segunda en la línea de mando luego del ministro Carlos Tomada. Participaron del encuentro las máximas autoridades del sindicato metalúrgico a nivel nacional, también los referentes fueguinos y por el sector empresario representantes de AFARTE.

En la reunión, de la que no salieron definiciones concretas, sino propuestas, conversaron sobre la situación y analizaron las distintas alternativas. Respecto de la posición que llevó la UOM, el referente local Oscar Martínez dijo que: «Reclamamos en contra de los despidos, de las suspensiones y en caso de que sea necesario aplicar alguna de estas medidas de suspensión de actividades, que los salarios no sean afectados».

Sus declaraciones despejan las dudas planteadas luego de trascender que el gremio local podría acceder a un acuerdo de reducción de salarios a cambio de que no se produzcan despidos. «Este es el único mandato que tenemos, pero es cierto que en el marco de la discusión y el debate a raíz de nuestra posición y sobre todo de contemplar a los trabajadores contratados, han ido surgiendo algunas alternativas que creemos son avances y estamos dispuestos a trabajar, como es la posibilidad concreta de que los empresarios conjuntamente con el Ministerio de Trabajo de Nación hagan algún tipo de aporte que pueda ayudar hasta su definitiva reinserción en los puestos de trabajo», manifestó.

Sin embargo, la propuesta es tangible de parte del sector empresarial representado por AFARTE. El dirigente reconoció que fueron varias las alternativas planteadas en el encuentro: «En esta discusión los empresarios han puesto también su posición respecto de pagar porcentajes muy bajos por los salarios de suspensión que ya había sido rechazado por el congreso de delegados».

En esta instancia el Ministerio de Trabajo de Nación intervino para solicitar que los empresarios hicieran un esfuerzo mayor y pagaran como mínimo algunos porcentajes. «Estamos tratando de analizar y discutir condiciones generales mínimas para que ningún empresario pueda avanzar por su cuenta y solos en medidas que puedan afectar a los trabajadores de algún establecimiento», apuntó.

Martínez reconoció que «lo que sí fue planteado por la Viceministro de Trabajo fue que hubiese porcentajes que no sean inferiores al 70% de los salarios de los trabajadores suspendidos; pero sólo se está pensando la posibilidad como una alternativa, nosotros hemos manifestado nuestra oposición a esos porcentuales. La conversación fue en ese marco, no hubo ningún tipo de resolución», aclaró.

Y agregó: «Nuestra posición es poder lograr, en el caso de que algunas empresas tengan que aplicar alguna medida como suspensiones, el 100% del pago de salarios».

Aún así, la UOM local es una organización que tiene unas características muy particulares, donde existe la autonomía para que cada comisión interna pueda llevar adelante el debate con los trabajadores respecto de su situación; de hecho algunas empresas han avanzado en concretar acuerdos de suspensiones por algunos días y en otros se ha dado el caso de los licenciamientos.

Sobre el futuro expresó ser «optimista», aún ante una «realidad difícil de la cual todavía no hay certezas sobre las consecuencias de la crisis. Nosotros apostamos a que se pueda recuperar la producción en la Argentina». indicó.

Comentá la nota