En tres meses casi se duplicó la cantidad de empresas en crisis.

En Mendoza son 170 que reciben de $ 225 a $ 400 por trabajador para evitar que haya despidos. Recortes en la ayuda permitirán asistir también a los afectados por la gripe A.
Las empresas que reciben un subsidio local o nacional para pagar los salarios de sus empleados en Mendoza ya son 170, casi el doble que hace tres meses (96). Pero el número de beneficiarios no creció, lo que, sumado a un recorte en los cupos por empleado dispuesto por la Nación, favorece al plan del Gobierno mendocino de redireccionar un remanente de fondos para hacer lo propio con las firmas afectadas directamente por la emergencia sanitaria.

La idea es priorizar al turismo y sus actividades conexas, además del entretenimiento con los peloteros a la cabeza, alcanzados por las restricciones actuales de la pandemia.

Hoy, la Subsecretaría de Trabajo y la delegación regional del Ministerio de Trabajo empezarán a definir las condiciones y los números del nuevo programa, derivado de los recursos asignados actualmente a la Emergencia Productiva, según la ley provincial de Fomento del Empleo (8.019) que se sancionó en marzo. Y del Programa de Recuperación Productiva, conocido como Repro, que la Nación tiene desde 2002 (ver aparte).

Por lo pronto, ambas herramientas suman una masa de subsidios de $ 9,8 millones que se reparten en beneficios tri o semestrales, sin contar $ 1,4 millón erogado para asistir a la emergencia climática (ver aparte). Pero la evolución en lo que va del año ha sido dinámica, con altas y bajas estacionales teniendo en cuenta que fueron a contratos temporarios.

De hecho, de los 6.000 trabajadores que recibieron en promedio $ 225 mensuales como parte de sus sueldos hasta mayo, quedan 4.500 vigentes que recibirán apoyo hasta agosto. No obstante, las empresas inscriptas pasaron de 34 a 50, en su mayoría industrias conserveras, olivícolas, ajeros y el rubro comercial.

Con un número similar de puestos de trabajo comprendidos y la opción de prórrogas trimestrales, a través del Repro el universo se expandió de 62 a 120, al reducirse el cupo de $ 600 por empleado a $ 400.

"Estimamos que muchos empleados volverán con la nueva temporada a partir de octubre. Para entonces habrá que revisar el procedimiento y las condiciones por sectores y hacer una tarea pedagógica junto a los gremios", señaló la directora de Empleo de la Provincia, Dora Balada, quien admitió ciertas dificultades en las presentaciones.

La falta de registración laboral es, aunque en el Gobierno no se diga en voz alta, una limitante al momento de aprobar o no los procedimientos de crisis. En los hechos, la Nación rechazó a 6 empresas por contar, además, con subsidios activos, falta de avales sindicales o gestiones por empleados jubilados. Por su parte, el Programa de Emergencia Productiva local excluyó por razones similares a un centenar de trabajadores.

En lo que respecta al propósito de incorporar beneficios (tasa 0 y crédito fiscal por cada nuevo puesto de trabajo) a empresas extranjeras, sigue pendiente su discusión en la Legislatura.

Comentá la nota