Tres listas van por la presidencia de la Cámara de Comercio

La Cámara de Comercio de Santa Rosa, a través de una asamblea, elegirá esta noche a su presidente, en una elección en la que participan tres listas. Como parte de la renovación, también se designará un tercio de su directorio. La asamblea será el escenario de la pelea entre tres listas y la salida a una crisis política que sufre la institución.
Esta noche se enfrentarán la lista Blanca, que postula a Roberto Nevares; la lista Celeste y Blanca, que lleva a Alejandro Cagnasso, y la lista Amarilla (Honestidad y Trabajo), que postula a Hugo Siñeriz para el primer cargo acompañado por Roberto Torres y José Luis Zabala en las vocalías.

La anterior asamblea realizada, en la que se renovó el directorio, fue invalidada por la Dirección de Superintendencia de Personas Jurídicas y Registro Público de Comercio.

La lista Celeste y Blanca (que integran entre otros Jorge Diván, Marcelo Otiñano y Rubén Pietrodángelo) había pedido la anulación de la asamblea. Y además denunció un pacto entre la lista Blanca (que integraba Carlos Bruno, anterior presidente) y Roberto Torres (de la lista Amarilla, quien precedió a Bruno en la presidencia). Las dos listas negaron ese pacto.

En la asamblea del 30 de marzo pasado se había renovado un tercio del directorio. Esa vez fueron elegidos siete integrantes de la única lista que se presentó: la Amarilla, cuyo referente fue Torres. El oficialismo de Bruno no presentó lista: ese fue el pacto denunciado por la otra lista, la Celeste y Blanca. Después de esa asamblea, quedaban nueve directores que representan al espacio de Bruno, ocho de la lista Amarilla y cuatro de otro sector, el de Jorge Diván (Lista Celeste y Blanca), que presentó lista pero fue impugnada.

La anulación de esa elección fue aceptada porque después de las impugnaciones, la lista no tenía una lista completa para participar de la elección. Personería Jurídica privilegió la participación y la posibilidad de que los afiliados a la Cámara de Comercio elijan su directorio.

Después de que se conociera la anulación de esa asamblea hubo acusaciones cruzadas. La oposición atacó a Carlos Bruno por su desempeño político. El dirigente radical defendió la autonomía de su gestión de la actividad político partidaria. Y Roberto Torres rechazó las acusaciones del pacto.

Las tres listas cruzan acusaciones sobre afinidades políticas. Las relaciones son innegables, aunque el desafío no es ocultar ni disimular esas pertenencias partidarias sino que no interfieran en los intereses de la entidad y sus asociados. Es parte del debate que se anticipa para esta noche.

Comentá la nota