Tres escenarios para el kirchnerismo.

Por: Sergio Berenstein.

A partir del 29 de junio, puede suceder que el kirchnerismo se recomponga, que Kirchner quede solo o que se termine el su ciclo.

Hoy se pone el juego el futuro del liderazgo de Néstor Kirchner en función de lo que decidan los electores en la provincia de Buenos Aires. Existen tres desenlaces posibles: que el kirchnerismo se recomponga y prolongue su proyecto político, que continúe Kirchner solo o que se termine el ciclo K. Una victoria contundente lo pondría en el primer escenario. Una victoria ajustada implicaría el segundo. Y el tercero sería producto de una derrota, aun por un margen estrecho.

También se ponen en juego una serie de liderazgos a nivel nacional. La elección cobrará particular importancia en Santa Fe, donde se enfrentan Hermes Binner y Carlos Reutemann, dos potenciales candidatos presidenciales. Algo parecido ocurre en Mendoza, donde Julio Cobos hizo su apuesta más fuerte. Y, en menor medida, en la Ciudad de Buenos Aires, desde donde Mauricio Macri pretende proyectarse para el 2011. Ahí el triunfo del PRO se descuenta. La elección representa un fuerte desafío para la oposición no peronista, en particular para el Acuerdo Cívico y Social. Si se confirman todos los sondeos previos, necesitarán una profunda autocrítica. Estamos ante las puertas de un nuevo balance de poder. El resultado será una redefinición de los liderazgos y una oportunidad para volver a debatir cuestiones fundamentales del alicaído diseño político-institucional del país.

Comentá la nota