Tres encuestas favorecen al frente opositor.

Entre todos los candidatos el público mendocino identifica más a Omar De Marchi que a otros.
Como en todas las elecciones, los candidatos miran con un ojo a los votantes, a quienes dicen dirigir sus esfuerzos, tanto de campaña como de gestión, y con el otro a las encuestas. Si ellas les dan números favorables, sirven para autoelogiarse; si dan cifras negativas, no son creíbles porque no responden a la realidad.

Esa seguramente será la valoración que les darán los desfavorecidos en las mediciones que publicó Clarín en su edición del domingo.

Sin nombrar a las consultoras encargadas del muestreo, el matutino porteño cita a tres que le dan ganador por márgenes distintos, al Frente Cívico Federal, que lleva a Ernesto Sanz en la cabeza de lista para senadores nacionales y a Ricardo Manzur en la de diputados nacionales.

La diferencia por la cual Adolfo Bermejo y Omar Félix quedan segundos es muy pequeña en dos de las encuestas, no pasa más de 3 puntos porcentuales. En tanto una de ellas encargada por el vicepresidente Julio Cobos, estalla de optimismo llevando la ventaja hasta los 13 puntos.

El Partido Demócrata queda tercero en los tres exámenes, pero en uno de ellos casi empata con el segundo.

Un dato que se conoció durante el fin de semana es que entre todos los candidatos el público mendocino identifica más a Omar De Marchi que a los demás a pesar de sus trayectorias en las intendencias o en el Senado como es el caso de Ernesto Sanz.

Los gansos han buscado nacionalizar la elección exhibiendo su alianza con el PRO de Mauricio Macri, que en la provincia de Buenos Aires va junto al peronismo disidente de Francisco de Narváez.

Lo llamativo de la estrategia electoral del PD es que ha resignado su ya clásico color azul identificatorio, prefiriendo el amarillo del macrismo que en nuestra provincia no tiene ninguna tradición política. Además a diferencia de las otras fórmulas que destacan al postulante al Senado (Ernesto Sanz o Adolfo Bermejo), los demócratas apuestan a De Marchi y dejan en segundo plano a Juan Carlos Aguinaga.

El centro de la pelea electoral no sale hasta ahora de acusar al oponente de no haber hecho nada por la provincia y de prometer muchos desvelos por Mendoza.

Comentá la nota