En tres días, subieron un 47% los casos registrados de dengue en el país

El Ministerio de Salud informó que ya son oficialmente 5.546 las personas que padecen la enfermedad. Las provincias más afectadas siguen siendo Chaco, Salta y Catamarca.

El dengue avanza y no se hace esperar. El número de enfermos en Argentina ascendió ayer a 5.546, un 47 por ciento más que el número registrado el martes pasado, según informó el Ministerio de Salud.

Esos datos equivalen a la mitad de los casos computados por las provincias del norte del país vecinas a Bolivia y Paraguay, las más afectadas. A su vez, el informe de las autoridades sanitarias nacionales, publicado hoy en la prensa, señala que el grueso de los enfermos contrajo la enfermedad en el país y que la provincia más afectada sigue siendo Chaco, limítrofe con Paraguay, donde se contabilizaron 2.902 casos.

Le siguen las provincias de Salta -vecina a Paraguay y Bolivia-, donde se registraron 1.214 casos, y la de Catamarca -limítrofe con Chile-, en la que se contabilizaron 940 personas afectadas por la enfermedad que transmite el mosquito "aedes aegypti".

En lo que va del año, el dengue ya causó tres muertos en Argentina, dos de ellos en Salta y el otro en Chaco, donde ayer por la noche falleció una mujer con síntomas de haber contraído la enfermedad.

Según los datos proporcionados por las autoridades provinciales, en el país hay 11.024 casos de dengue, de los cuales 676 corresponden a personas que contrajeron la enfermedad fuera de los distritos en los que residen.

Estos registros advierten que la epidemia puede estar propagándose hacia las provincias de Tucumán, vecina a las más afectadas, y Corrientes -en el nordeste y limítrofe con Paraguay y Brasil-, donde se registran decenas de casos sospechosos de la enfermedad.

De todos modos, las cifras de afectados en Argentina son sustancialmente menores a las registradas en Bolivia (53.000 enfermos y 22 muertos) y el nordeste de Brasil (32.306 casos y 62 muertos), según datos de las entidades sanitarias de esos países.

El inicio de la epidemia fue en Bolivia, donde ya se contabilizan más de 50.000 infectados. Se dispersó hacia Paraguay y a la Argentina, donde primero empezaron a desarrollarse los casos "importados": son personas que habían estado en zonas afectadas de Bolivia y contrajeron el virus. En las primeras semanas de febrero, aparecieron los casos autóctonos en Salta y Jujuy, provincias limítrofes con Bolivia.

Comentá la nota