Los tres desafíos que enfrenta Sapag en la política neuquina

Obtener más recursos económicos, mantener el equilibrio con el gobierno nacional e insuflar optimismo a la sociedad.
Conseguir más recursos para mantener la estructura estatal que sostiene buena parte de la economía provincial, mantener el difícil equilibrio entre el respeto institucional y la independencia política de esquemas de decisión a nivel nacional, y además insuflar optimismo a la sociedad. Un tríptico de ideas fuerza que esta semana comenzó a llenar la agenda del gobernador Jorge Sapag quien, como un sello que impuso a su gestión, manifiesta sus disgustos con entonados discursos donde efectúa tiros por elevación pero precisos.

En medio del sopor veraniego, regresó de su descanso y se mostró activo en realizaciones, donde aplicó las tres ideas fuerza.

En el aumento de los recursos el gobernador Sapag puso proa a las inquietudes que hacen referencia a la reactivación de la economía nacional que derive en más recursos vía impuestos, y en forma indirecta en la coparticipación federal. La actividad económica en su conjunto creció durante noviembre el 2,2 % en relación a igual mes de 2008 con todas las variables con signos positivos, destacó la presidenta Cristina Kirchner en el acto donde se firmó el contrato por 60 millones de pesos para iniciar obras de saneamiento del lago Lácar. El aspecto que Sapag espera con más ansiedad es el "sendero de precios" de incremento del gas en boca de pozo como así también del petróleo, aunque en la agenda nacional el tema quedó congelado. En tercer lugar se prevé un incremento de los recursos propios gracias a la reforma del Código Fiscal con reajustes en el impuesto inmobiliario y la ampliación de la base de Ingresos Brutos. De todas formas, a nivel oficial se reiteró varias veces que de producirse un incremento de recursos, éstos llegarán en el segundo semestre, por lo que se reclamó prudencia para el primer semestre, que coincide con la tradicional puja de los maestros cuyo gremio ya planteó pedido de recomposición salarial.

Con Nación

La relación con el gobierno nacional tuvo dos hitos esta semana. La firma del acuerdo para acceder a un crédito de hasta 140 millones del Fondo Fiduciario de Infraestructura Regional que se utilizará para terminar el coloso edificio del Poder Judicial situado en la calle Leloir, al lado de la Legislatura, y la del contrato para obras de tratamiento de líquidos cloacales en San Martín de los Andes por 60 millones de pesos. Dos acontecimientos que estuvieron plagados de gestos, especialmente el segundo con la participación de la hermana del gobernador Luz Sapag en el salón Sur de la Casa Rosada. La Presidenta, en este acto, defendió el uso de los decretos de necesidad y urgencia para crear el Fondo del Bicentenario utilizando parte de las reservas del Banco Central y allí abrió un interrogante. Al finalizar, el gobernador Sapag destacó la convicción de la Presidenta en este tema. En forma paralela se conocían las posturas independientes de los diputados nacionales y del único senador de Neuquén que responde al partido gobernante a nivel provincial. Tanto Sapag como Cristina de Kirchner mantendrán el timón en Nación y Provincia hasta el 2011 y las fortalezas de cada uno de ellos pondrá a prueba la relación nueva que ahora tienen a nivel institucional.

En el aspecto más político partidista, si se lo podría adjetivar así, el verano neuquino sirvió para pasar en blanco algunas aspiraciones que estaban semiocultas y otras se manifestaron más con la decisión de producir pirotecnia verbal. Oscar Parrilli le dijo a un diario de circulación nacional que será el candidato K a gobernador en Neuquén después del fallido intento con el candidato testimonial Ramón Rioseco en las legislativas del 28 de junio. Movió las fichas, evidentemente, porque el candidato cobista, Horacio Quiroga, asomó y apuntó sus dardos a Sapag, quien le recomendó que así como guardó silencio en 2001 cuando De La Rúa se fue en helicóptero de la Rosada, haga lo mismo ahora. Para los observadores de la burbuja política es como echarle un poco de pimienta a la cuestión partidaria. José Brillo también dijo que quería ser candidato al unísono con Raúl Podestá. Los nombres están en la pista, mientras en la tribuna, en los palcos, están los intendentes. Algunos dicen que del apoyo de ellos depende la suerte de los primeros. Un inicio de año prometedor entonces.

Comentá la nota