Tres delanteros y el Papu

A Diego Simeone, por ahí, se le podrá reprochar un planteo, un cambio o lo que sea. Pero jamás se lo podrá acusar de no mandar el equipo al ataque. Está muy lejos de esos técnicos contradictorios que dicen ser ofensivos y después sus planteos dicen todo lo contrario. A San Lorenzo le pasó en la última época con Miguel Russo. Difícilmente ahora sufra de ese síndrome con el Cholo. Y como para sostener sus palabras públicas, ante Boca saldrá a atacar con tres delanteros y con Alejandro Gómez cerca de ellos.
"Siempre miramos el arco de enfrente", dice y repite el DT de San Lorenzo. Desde que llegó a Boedo, dirigió apenas tres partidos, el equipo convirtió 5 goles, 3 en el torneo local (2 a Gimnasia y 1 a Racing) y un par a Universitario de Perú por la Copa Libertadores. En contra sólo le marcaron 2 y contra los peruanos logró mantener la valla en 0, por primera vez en el año. Sus goleadores son Santiago Solari, Fabián Bordagaray y Gómez; el otro lo anotó Calheira, el defensor de Universitario, en contra.

Como sabe todo lo que hay en juego y fiel a su estilo, resolvió que Andrés Silvera reemplace a Bruno Fornaroli y que Cristian Chávez lo haga por el lesionado Solari. Mantiene a Gonzalo Bergessio y del entrenamiento de ayer a la mañana se desprende que jugará el ex Arsenal, quien se recuperó de una molestia muscular.

Del medio para atrás estaba todo bastante claro. En el medio, para contener y lograr el equilibrio tan buscado, estarán Juan Manuel Torres y Salvador Reynoso, quien ingresará por el suspendido Cristian Ledesma. En el arco seguirá Hilario Navarro y atrás, pese a que Simeone en la conferencia del miércoles admitió que estudiaba la posibilidad de defender con tres, estarán Adrián González, Gastón Aguirre, Jonathan Bottinelli y el paraguayo Aureliano Torres. En el banco, luego de dos meses sin jugar, estará Cristian Tula.

Comentá la nota