Tres comunistas al Parlamento

El ex socialista Carlos Ominami, padre adoptivo de Marco Enríquez-Ominami, no logró hacerse con un escaño. Y Joaquín Lavín, el candidato más representativo de la derecha extrema, caía derrotado en manos de su compañero de lista.
"No hay primera sin segunda." El viejo y tradicional dicho chileno que se usa para pedir a los bailarines de cueca que salgan otra vez a la pista de baile, puede aplicarse a lo sucedido ayer en este país. Esto porque como adelantaban todas las encuestas, el candidato de la Concertación, Eduardo Frei Ruiz-Tagle y el abanderado de la derecha, Sebastián Piñera Echenique, pasaron ayer a segunda vuelta. Aunque el multimillonario inversionista logró el 44 por ciento de los votos, no ganó del todo.

Si bien, las elecciones de ayer en Chile, no sólo acotaron la competencia por el sillón principal a La Moneda a dos contendores, también delineó el panorama parlamentario para quien se pondrá la banda en marzo próximo.

Esto porque se eligieron además 120 nuevos diputados –aunque algunos se repetirán el plato por cuatro años más– y se renovaron 18 senadores, es decir, la mitad del hemiciclo. Y aquí si hubo sorpresas.

Pero antes, para entender lo que en Chile se denomina el sistema binominal, hay que remontarse a comienzos de los noventa –herencia de la dictadura de Augusto Pinochet– cuando se instaló el polémico proceso para elegir a los miembros del Congreso.

Este consiste en la formación de dos grandes coaliciones, dado que en cada distrito o circunscripción senatorial se eligen dos representantes al Parlamento. Ahora bien, el primer cargo lo obtiene quien logre más votos en la lista de primera mayoría y el segundo escaño corresponde a la segunda. Sin embargo, si la lista más votada duplica la votación, elige a sus dos candidatos.

Así entonces, para que un sector obtenga los dos cargos, debe doblar en votación a quien llegue en segundo lugar lo cual resulta complejo, pues el sistema está hecho para mantener los equilibrios políticos en el poder legislativo. Así, en los últimos años, muchos políticos de peso, quedaron a la vera del camino, tal como sucedió ayer.

En este escenario, llamó la atención que personeros de gran peso político como el ex socialista Carlos Ominami, (padre adoptivo del candidato independiente, Marco Enríquez-Ominami y quien hipotecó su futuro político, al apoyar a su hijo, y retirarse de la Concertación), Jaime Gazmuri, también de ese partido, Antonio Leal, del PPD (Partido por la Democracia que integra la Concertación) y los aspirantes llamados "sindicales" a la cámara baja, Cristian Cuevas y Arturo Martínez, hasta bien entrada la noche no lograban instalarse con un escaño en el Congreso, evidenciando un revés al mundo de los trabajadores, pues ambos son dirigentes de gran calado en Chile.

Los que si cantaron victoria fueron el ex ministro del Trabajo de Bachelet, Osvaldo Andrade (PS) para la Cámara baja e Isabel Allende (PS) en el Senado. La nueva senadora, hija del ex Presidente Salvador Allende, hizo un sentido homenaje a su padre y recordó que en la zona norte, lugar donde fue electa, la izquierda jamás ha perdido.

Otro que celebró, fue el longevo demócrata cristiano, Andrés Zaldívar, que, contra todo pronóstico, se impuso en la importante región del Maule.

Otro de los acontecimientos a destacar en una jornada intensa, fue la llegada de tres comunistas al Parlamento. Estos son el abogado de Derechos Humanos, Hugo Gutiérrez, Lautaro Carmona y el presidente del PC Guillermo Teillier, con lo que se genera un hito histórico, pues desde que Pinochet perdió el poder, jamás un representante de la hoz y el martillo se sentó en el Congreso.Esto también fue celebrado como un triunfo por el candidato de izquierda Jorge Arrate.

Rodrigo García Pinochet, nieto del dictador, no logró un cupo en el parlamento como candidato independiente –había sido excluido por la derecha– y ayer fue derrotado ampliamente por los candidatos conservadores. El nieto dijo que es muy temprano para pensar en una nueva candidatura.

Sin embargo, al cierre de esta edición, las miradas se volcaron a Valparaíso, donde el candidato más representativo de la derecha extrema y quien se comprometió a ser el brazo derecho de Sebastián Piñera, a partir de hoy como senador electo, Joaquín Lavín, caía derrotado estrechamente en manos de su compañero de el también opositor Francisco Chahuán de Renovación Nacional y Ricardo Lagos Weber este último, hijo homónimo del ex presidente de Chile.

La carrera por ese cupo quedó abierta, y sea cual sea el resultado final, será un duro golpe a quien alguna vez fue alcalde de Santiago y del acomodado barrio de Las Condes en que en 1999 le discutió la presidencia a Ricardo Lagos y en 2005 Michelle Bachelet en primera vuelta, perdiendo con ambos sin apelación.

Comentá la nota