Tres candidatos para un mismo puesto

Tres candidatos para un mismo puesto
Para presidirla se nominan la peronista disidente Graciela Camaño, el radical Ricardo Gil Lavedra y el lilito Adrián Pérez. Varios bloques opositores disputan también Agricultura y Legislación del Trabajo.
La disputa por la presidencia de la Comisión de Asuntos Constitucionales pondrá a prueba el frágil entramado opositor que le arrebató al kirchnerismo el control de la Cámara de Diputados. Tres candidatos de distintos bloques se postularon para ocupar el sillón de la estratégica comisión legislativa que por primera vez en seis años estará en manos de la oposición: la ahora peronista disidente Graciela Camaño, el radical y ex camarista Ricardo Gil Lavedra y el lilito Adrián Pérez. Aunque todos afirman que no pondrán en riesgo el acuerdo opositor, ninguno de los aspirantes dio un paso al costado.

Hoy por la mañana, cuando los jefes de todos los bloques de la oposición quieran cerrar la lista de los diputados que ocuparán los lugares en las 45 comisiones de la Cámara baja –para presentarle por la tarde una propuesta común al oficialismo en la comisión ad hoc–, la discusión por la presidencia de Asuntos Constitucionales será el tema más caliente en la mesa de negociación, pero no la única: varios bloques también aspiran a presidir Agricultura y Legislación del Trabajo.

Los operadores de cada uno de los candidatos intentaron bajarles decibeles a las postulaciones, pero los tres están dispuestos a dar pelea. Mientras, entre los principales negociadores del acuerdo opositor crece la idea de primero "llenar los casilleros" en todas las comisiones y patear la disputa para marzo, cuando las comisiones designen sus autoridades.

Camaño era hasta ahora la principal candidata para seguir en ese puesto. La esposa del gastronómico Luis Barrionuevo ya presidía como parte del bloque K la comisión. Su última tarea para el oficialismo la cumplió presidiendo el debate por la reforma política, pero no defendió en el recinto el proyecto del Gobierno. Después pegó el portazo, se fue de la bancada oficialista y criticó a Néstor Kirchner mientras Eduardo Duhalde la proponía como jefa del bloque unificado del PJ disidente en la Cámara.

Desplazada por Felipe Solá de la conducción del peronismo disidente, Camaño armó su propio bloque junto a otros cinco peronistas. Sin embargo, el propio Solá alentó su continuidad dentro del espacio opositor y propuso la posibilidad de que conserve la estratégica comisión. La idea contaba con el visto bueno de Elisa Carrió. Para dar muestra de su nueva fe, Camaño se encargó de abrir como presidenta de Asuntos Constitucionales –primera en orden tras las autoridades de la Cámara– y sin la presencia del bloque K en el recinto la demorada sesión preparatoria donde juraron los nuevos diputados y en la que el abanico opositor (UCR, PJ disidente, CC, PRO, PS, P. Sur, SI y Libres del Sur) impuso su mayoría en la Cámara baja.

Pero sus gestos no despejaron todas las dudas de la oposición y dentro de la Coalición Cívica cuestionaron la "difusa" alineación de Camaño, para proponer que Pérez presida la comisión clave. Es un sillón que los lilitos consideraban seguro después de resignar la vicepresidencia tercera de la Cámara a manos del PJ disidente. Aunque tras la reyerta entre Solá y Francisco de Narváez –que quería para Alfredo Atanasof la vice segunda– ese lugar quedó vacante y reabrió la negociación por las comisiones.

Ricardo Alfonsín sumó al tercer candidato: Gil Lavedra, que contaría con el aval del bloque de la UCR. "Un hombre no sólo con las calidades personales y políticas, sino además las calidades técnicas y jurídicas", afirmó Alfonsín sobre el ex camarista federal y ex ministro de Justicia de la Alianza. La disputa quedó abierta.

Comentá la nota