Tres de cada 10 padres del país cambiarían a sus hijos de escuela

Los motivos principales son los paros docentes, la violencia escolar y la indisciplina. La tendencia se acentúa en la Provincia y en los sectores con menores ingresos

Según los datos del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia de la Universidad Católica Argentina (UCA), basado en un estudio a 4.527 chicos de 2.211 hogares en 10 grandes ciudades, el 27,5% de los padres cambiaría a sus hijos de escuela si pudiera, tanto en la educación inicial, primaria y secundaria.

Ianina Tuñón, coordinadora del estudio, indicó que el porcentaje preciso es el siguiente: 25,5% en el caso de los jardines de infantes; 29% de los que van a la primaria, y 28% de los adolescentes del nivel medio.

Sin embargo, a la hora de hacer otras divisiones, los padres que tienen a sus hijos en escuelas públicas están más disconformes que aquellos que tienen a sus niños en las privadas, siendo del 33% en los jardines y primarias y del 32% en las secundarias. Además, el 31,5% de los padres de niños que están en la primaria en el Gran Buenos Aires quieren hacer el cambio de colegio, contra un 24% del interior urbano.

A su vez, la diferencia se acentúa de acuerdo al nivel socioeconómico: el 51,3% del 10% de la población más pobre cambiaría a sus niños de escuela primaria, contra el 11% del 10% más adinerado.

A la hora de explicar el por qué de este fenómeno, el 40% de las quejas es por los paros y los ausentismos docentes, mientras que un 33% se refiere a la indisciplina y un 27,5% a la violencia escolar. Además, la falta de autoridad y normas (23%), la baja exigencia y evaluación (22%) y la falta de preparación de los docentes (20%) son otros de los justificativos.

Finalmente, también es condición para esta decisión, aunque menos influyente, la falta de material para trabajar y de insumos, el estado edilicio (6,7%) y el maltrato de docente (4,5 por ciento), publicó el diario Clarín.

De todas formas, los especialistas también echan culpa sobre el Estado, la escasa oferta de educación pública y la desigualdad socioeconómica. De hecho, Silvina Gvirtz, profesora de la Universidad de San Andrés y directora del proyecto Escuelas del Bicentenario, dijo que "la falta de vacantes, la lejanía de la escuela y las limitaciones a la hora de pagar una cuota en una privada, terminan obligando a los papás a anotarlos en el colegio que pueden pero no en el que quieren".

Comentá la nota