Tres años sin definir el ombudsman neuquino

En 2006, la figura se aprobó en la reforma constitucional. Aún no se reglamentó.

En la Legislatura hay seis proyectos. La necesidad de implementarla quedó manifiesta con el conflicto por el aumento de gas.

Neuquén> Cuando en el 2006 se reformó la Constitución Provincial se agregó el artículo 265 que crea la figura del Defensor del Pueblo de la Provincia. Todavía la Legislatura no comenzó a discutir ninguno de los seis proyectos que están presentados para reglamentar la normativa, paso que hace falta para crear el organismo y nombrar un defensor.

"El conflicto que se generó con el tarifazo del gas dejó en manifiesto la necesidad de que se reglamente esta figura", señaló el diputado radical Marcelo Inaudi, redactor de uno de los proyectos que está en la Comisión de Asuntos Constitucionales.

El defensor del pueblo de Neuquén capital, Juan José Dutto, sólo pudo actuar ante esta situación a través de denuncias individuales de usuarios de la ciudad.

"Si existiera el defensor provincial hubiera habido menos conflicto. Por ejemplo, para actuar en Zapala tuvimos que hacerlo a través de la Defensoría del Consumidor local porque allá –como en el resto de las localidades de la provincia- no existe el defensor del pueblo municipal", expresó Dutto.

No existe otra figura que vigile y defienda los derechos de los ciudadanos a nivel provincial para que no sean vulnerados por los gobiernos o los organismos.

"El problema es que en Neuquén nosotros no podemos actuar en representación colectiva, sólo por denuncias individuales. Una ONG o los vecinos mismos están más legitimados ante la Justicia para actuar que la Defensoría del Pueblo", explicó Dutto.

El Artículo 265 de la Constitución establece que la figura provincial tiene amplia legitimación procesal: "Puede actuar ante la Administración y accionar judicialmente frente a todo acto u omisión de autoridad pública que agreda, actual o potencialmente, algún derecho subjetivo público. Y puede accionar como órgano que controla el ejercicio de toda función administrativa pública, sin que resulte menester que medie una afectación directa e inmediata de derechos fundamentales".

Importancia

"Un defensor del pueblo es una figura que molesta al Gobierno, por eso no lo quieren reglamentar", manifestó el diputado Inaudi, quien señaló que "es una cuenta pendiente de la Reforma Constitucional".

Según establece la Carta Orgánica, la Defensoría del Pueblo provincial debe ser un órgano independiente instituido en el ámbito del Poder Legislativo, que actúa con plena autonomía funcional, sin recibir instrucciones de ninguna autoridad y con autarquía financiera.

"Si el defensor no actúa bajo esos términos y es consecuente con alguna fuerza partidaria pondría en cuestión los valores de la institución, deslegitimaría su figura y atrasaría mucho lo conseguido hasta ahora", expresó Dutto.

Los proyectos

En la Legislatura hay seis proyectos para regular la figura, tres fueron presentados en el 2006 por los ex diputados Eduardo Mestre (Recrear); Jesús Escobar (Libres del Sur); y Beatriz Kreitman y Carlos Moraña (ARI). Durante esta gestión lo hicieron los radicales Inaudi y Eduardo Benítez; el Poder Ejecutivo Provincial; y el bloque de Alternativa.

En la Comisión de Asuntos Constitucionales del martes pasado, el diputado de MPN José Russo propuso que los asesores de todos los bloques consensúen las iniciativas para que, con un solo proyecto unificado, los legisladores realicen las observaciones que consideren. "De esta forma será más rápido que si nosotros discutimos uno a uno cada proyecto", planteó el presidente de la comisión.

Además, se resolvió invitar al defensor del Pueblo de la ciudad, Juan José Dutto, y a su par de la provincia de Río Negro, Ana Piccinini, para que compartan su experiencia en el rol.

Comentá la nota