El tren sigue en el limbo de las promesas

La promesa de poner en marcha en diciembre de 2008 el servicio del tren del Alto Valle no se concretó.
La última resolución oficial al respecto es de este mes y asignó máquinas y coches que llegan desde España. Nada se habla por ahora del servicio del valle de Río Negro y Neuquén.

Cuando el 29 de agosto del año pasado, en Villa Regina, el subsecretario de Transporte Ferroviario de la Nación, Antonio Luna, anunció que entre septiembre y octubre se embarcaría el material rodante necesario desde España a Argentina para poner en marcha “en diciembre posiblemente” el Tren del Valle, que uniría esa ciudad rionegrina con Neuquén y Plottier, no todos fueron tan optimistas, y tal vez tenían razón: pocas noticias sobre el Tren del Valle se tienen en estos primeros días del año 2009.

Hubo, sin embargo, una, que habrá que seguir con atención. El 2 de este mes se publicó en el Boletín Oficial de la Nación una resolución que asigna el primer material rodante que efectivamente llega de la Península Ibérica, aunque esas locomotoras y coches parecen que no vendrán al Valle, sino que se destinarán a otras necesidades consideradas más imperiosas.

Efectivamente, la Secretaría de Transporte de la Nación asignó a los servicios de transporte ferroviarios de pasajeros 20 locomotoras y 50 coches adquiridos a las empresas Caminhos de Ferro, de Portugal, y a la española Expansión Exterior.

La resolución 998/2008 fue publicada en el Boletín Oficial el 2 de este mes, y en ella se precisó que esta designación corresponde “al plan nacional de recuperación del sistema ferroviario instrumentado por el Estado”.

Lo que Luna prometió, frente a funcionarios y legisladores de las provincias de Río Negro y Neuquén, por ahora no se ha cumplido. En el ambiente político neuquino, se elude con elegancia el tema, considerando las vacaciones. Algunas fuentes consultadas por este diario se permitieron destacar que “no se sabe nada, pero dame tiempo para averiguar”.

En agosto del año pasado, Luna había anticipado además que esperaba concretar en 2009 la licitación para la implementación del servicio ferroviario Plaza Constitución-Neuquén. ¿Será otro anuncio que quedará en el vacío, en función del actual contexto económico, tan complicado?

Comentá la nota