El tren de carga volverá a recorrer los antiguos rieles que atraviesan la ciudad

A mediados de julio ingresará la primera formación de vagones a la ciudad y realizará un trayecto de 39 kilómetros hasta la ciudad de Justo Daract. El tren en la ZAL permitirá reducir los costos de envío de mercadería: un solo vagón alcanza a transportar 45 toneladas.
En 1993 Villa Mercedes vio pasar el tren por última vez. Después de 16 años, las vías se cubrieron de polvo, en la vieja estación sólo quedó la campana que anunciaba las salidas a los pasajeros y la actividad ferroviaria pasó a ser parte de la historia. Sin embargo, para julio de este año, los primeros vagones de carga reactivados por la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) volverán a recorrer los antiguos rieles que atraviesan la ciudad: en un trayecto de 39 kilómetros costearán la zona de interfábrica, retomarán el kilómetro dos, cruzarán la avenida 25 de Mayo, la Calle Angosta, el barrio Estación, la avenida Los Álamos y continuarán el ramal hacia Justo Daract. Con una inversión de 6.350.000 pesos el Gobierno Provincial prevé un lapso de seis meses para completar el proyecto.

A partir del tercer mes de obra -en julio-, ingresará la primera formación de vagones a la ciudad, con una frecuencia de un ingreso y una salida por semana. América Latina Logística (ALL), en tanto, es la empresa que tiene la concesión del ramal ferroviario.

La etapa inicial, según especificó el jefe del Programa de Planificación de la ZAL, Gastón Oviedo, incluye todo lo relativo al trabajo sobre la seguridad ferroviaria: señalización de cruces y de calles para peatones, la precaución para los vehículos, el acondicionamiento de señaleros y la iluminación nocturna. Esta fase además estipula el reordenamiento y limpieza de las vías -que durante más de quince años permanecieron bajo tierra-, y reemplazar los tirantes secos. De esta manera, el estado de los carriles permitiría que el tren viaje a no más de 20 kilómetros por hora.

Durante la segunda etapa –desarrollada a lo largo de tres meses más-, cuando la calidad de la vía esté asegurada, el tren podrá circular a una velocidad de entre 70 y 80 kilómetros por hora.

En el primer año de actividades la ZAL presume la existencia como mínimo de una formación de cuarenta vagones por semana. En el segundo año, se pretende elevar a una formación de sesenta vagones y en el tercer año, se busca llegar hasta los noventa vagones en el mismo lapso.

Este puerto seco está ubicado estratégicamente en el centro de San Luis, en medio de los cuatro parques industriales de la provincia -Naschel, San Luis, Villa Mercedes y Justo Daract-, que hasta el momento no recibía la visita de ningún tren de carga. El único ferrocarril que circula pasa por Justo Daract y el sur pero sin detenerse en ninguna localidad.

La amplia capacidad de transporte, bajos costos, disminución de accidentes en autopistas por tránsito pesado y escasos niveles de contaminación serían las principales ventajas del uso del ferrocarril.

El tren en la ZAL permitirá reducir los costos de envío de mercadería, ya que los volúmenes transportables en los trenes cargueros son muchos más altos a los de cualquier transporte automotor. Mientras que un camión puede cargar unas 28 toneladas, un solo vagón alcanza a transportar 45 toneladas, lo que duplicaría la capacidad de transferencia.

También, con la reactivación del tren sobreviene la reaparición y la reutilización de viejos oficios que habían quedado en desuso, y con ellos la oportunidad de nuevos puestos de trabajo.

Comentá la nota