El tren bala no tiene quien le escriba

La Presidenta sigue con sus columnas de opinión en la prensa fiel. Rescató el rol del Estado ferroviario. Del proyecto francés, nada.
Cristina Fernández de Kirchner publicó ayer un artículo de opinión en el diario La Gaceta de Tucumán, donde subrayó “el rol insustituible e indelegable del Estado” en el transporte ferroviario, aunque evitó cualquier mención al proyecto del “tren bala”, que se encuentra actualmente detenido por falta de financiamiento.

La nueva costumbre literaria dominical de la Presidenta se inscribe en la estrategia general del Gobierno de comunicarse “sin intermediarios” con los ciudadanos. El plan incluye discursos con contenido doctrinario durante las inauguraciones de obras públicas y privadas, y la difusión de pseudoentrevistas periodísticas realizadas por colaboradores de Presidencia.

El martes, junto al gobernador tucumano José Alperovich, Cristina Kirchner había anunciado la reinauguración de los Talleres Ferroviarios de Tafí Viejo, con una inversión de 13 millones de pesos. El texto firmado ayer por la Presidenta con el título “Con la reapertura de los talleres ferroviarios, Tafí Viejo vuelve a creer en el futuro”, destacó el aporte de los ferrocarriles y de la educación pública en la consolidación del Estado nacional. “Es necesario seguir trabajando por el principal objetivo: mejorar la prestación del servicio ferroviario”, resaltó Cristina sin hacer mención a la construcción del tren de alta velocidad impulsado por el Ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, quien se reunió esta semana con una delegación de empresarios franceses, a quienes les pidió que tuvieran paciencia y esperaran a que los mercados se calmen.

En su tercera intervención en la prensa escrita en menos de un mes (anteriormente había publicado en el diario Noticias de la Costa de Viedma y en La Capital de Mar del Plata), Cristina criticó el modelo neoliberal de la década pasada: “Durante la dictadura militar y nuevamente en los años 90, bajo la consigna de la desregulación y las privatizaciones, se desmanteló la trama ferroviaria que había costado décadas construir”. Agregó además que “cuando primó la lógica de mercado durante los años 90, nos quedamos sin trenes y prácticamente sin escuelas públicas”.

En el artículo, la Presidenta cita al pensador forjista Raúl Scalabrini Ortiz, quien afirmó que “los ferrocarriles constituyen la llave fundamental de una nación”, y alabó la ley de reordenamiento ferroviario que fue aprobada por la mayoría legislativa oficialista en febrero de este año tras fuertes críticas de la oposición. Además, enumeró las obras que su gestión está realizando en materia ferroviaria, como el soterramiento de la línea Sarmiento, al que calificó como “uno de los proyectos más ambiciosos”, y explicó que históricamente “el paso del tren significaba mucho más que un medio de transporte. Era el lazo de comunicación e intercambio entre los propios argentinos y del país con el resto del mundo”.

Comentá la nota