Treinta nuevas perforaciones para proveer de agua subterránea a regiones del oeste

Un total de treinta nuevas perforaciones –se sumarán a las 16 en funcionamiento- para obtener agua subterránea y abastecer al consumo humano y también para el ganado de los pequeños productores, se ejecutarán en el extremo oeste de la provincia.

Así quedó acordado en el acta rubricado en la localidad de General Mosconi entre el ministro de Planificación, Inversión, Obras y Servicios Públicos, Jorge Ibáñez y el presidente de la comisión de fomento del lugar, Miguel Ángel Riveros, al que adhirieron además pobladores criollos y aborígenes de la zona, los favorecidos por los trabajos.

Se explicó que hace algún tiempo, y merced a una estrategia puesta en marcha por el Instituto PAIPPA y el SPAP, se realizaron las 16 perforaciones en la zona de Mosconi y zonas de influencia.

Los resultados fueron más que auspiciosos, dado que se ha logrado un rendimiento de 1.200 litros/hora por cada pozo, siendo el agua obtenida apta para el consumo humano, y por supuesto para los animales.

Esta zona se caracteriza generalmente por llover poco (salvo los dos últimos años) y sumado a esto existe una altísima evapotranspiración, llegando a 12 milímetros por día, haciendo que las fuentes de aguas superficiales existentes se sequen, provocando ello severos inconvenientes.

Es que ante este tipo de situaciones los productores deben trasladarse a veces grandes distancias en busca de agua para el ganado.

"Pero ahora con la habilitación de estas perforaciones, la vida cambia para los productores, ya que teniendo una fuente permanente de agua de buena calidad en un lugar determinado, pueden hacer un manejo integral y cómodo de su ganado, mejorando en el aspecto sanitario, mansedumbre, genético, alimenticio, etc., y esto redundará en beneficios económicos y de calidad de vida de estas familias", se subrayó.

Se explicó que se ejecutaron perforaciones de 25 a 40 metros de profundidad encamisadas, con sus correspondientes sistemas de bombeo para su operación en los parajes: La Lechuza, El Alazán, El Pato, Pozo de los Caballos y La Alambrada.

Los sistemas de bombeo, elementos y materiales utilizados e instalados fueron cedidos por la Municipalidad de la localidad de General Mosconi.

Cabe destacar que también se realizaron perforaciones para abastecer agua al oeste formoseño, en Puestos Ganaderos de los parajes El Caracol, El Quebracho (comunidad Wichi), La Perdiz, Los Tres Pozos (comunidad criolla) localizados en los departamentos de Ramón Lista y Bermejo.

Se amplia la DPV

También en el mismo lugar, el administrador de la Dirección Provincial de Vialidad, Jorge Jofre, confirmó que el organismo a su cargo recepcionó de la comuna del lugar un predio de casi una manzana, en el cual en poco tiempo más comenzará a montarse la infraestructura, los tinglados en primera instancia, para lo que será el nuevo sub-distrito de la DPV en el lugar.

Explicó que el mismo tendrá bajo su orbita la tarea de mantenimiento y apertura de los caminos de esa región, además de colaborar con personal y maquinaría que será afectada al lugar ante situaciones de emergencia que se plantean ante las crecidas del río Pilcomayo y otros requerimientos en los cuales el organismo vial pueda desenvolverse.

También el ministro Ibáñez les confirmó a los lugareños la decisión de extender el plan de reacondicionamiento de las redes eléctricas de la zona urbana y de barriadas circundantes, señalándose que ya se concluyó con una importante etapa que inclusive comprendió no sólo nuevas columnas y cableados, sino el cambio de transformadores.

Se mostró satisfecho por el avance de una serie de obras que se ejecutan en esa comunidad, como las nuevas escuelas, entre ellas el colegio secundario y las viviendas, las que en su conjunto se encuentran en su etapa final.

Asimismo, pudieron observar los funcionarios como está prácticamente terminada la obra de un importante puente y un sistema de drenaje compuesto por conductos de grandes dimensiones en el acceso mismo a la localidad.

Con esto se superará las dificultades que se generaban ante cada nueva crecida del río Pilcomayo, ya que la cañada del lugar se veía sobrepasada en su capacidad de evacuar los grandes volúmenes y la comunidad quedaba aislada.

Como los conductos instalados disponen de gran capacidad de escurrimiento de volúmenes de agua, posibilitan que ese paso no se corte producto de los desbordes que se solían presentar.

Comentá la nota