Tregua en Piray

La situación en Puerto Piray se descomprimió luego de que el Gobierno ofreciera tres millones de pesos para formar una cooperativa de trabajo a los 200 obreros afectados por el abandono de la fábrica PCP. El ministro Jorge Franco prometió su presencia para el viernes a la tarde con el fin de comunicar la propuesta. Durante dos días los trabajadores cortaron el acceso a la localidad.
Desde hace un año no perciben salarios y desde hace cuatro meses viven de los 300 pesos subsidiados por el Estado Provincial.

Puerto Piray (Línea Capital). Los obreros de PCP levantaron en la tarde del jueves el corte de ruta que se extendió por dos días impidiendo el ingreso de camiones al pueblo. La medida se tomó luego de que el intendente Jorge Lezcano les transmitiera, de parte del Gobernador Maurice Closs, que recibirían tres millones de pesos para formar una cooperativa de trabajo.

"Nos dijeron que nos van a dar ese dinero para hacer una cooperativa y que nosotros manejemos la fábrica, pero recién mañana (por el viernes) a las 15 vamos a saber de qué se trata", dijo Miguel Benítez uno de los trabajadores.

Para informar oficialmente la propuesta del Gobierno, el ministro Jorge Franco será el encargado de negociar con los obreros.

Desde hace un año los trabajadores de la planta celulósica no cobran haberes, mientras que los dueños de la fábrica abandonaron el lugar hace seis meses y son los empleados quienes se hacen cargo de las instalaciones.

Se trata de unas doscientas personas que en este momento no tienen trabajo y viven de changas y los 300 pesos que les subsidia el Gobierno de la provincia desde hace cuatro meses. "Eso nos alcanza para los primeros quince días", señaló Benítez, quien aseguró que el viernes se definirá la postura de los trabajadores a partir de la propuesta del Gobierno.

Durante los últimos días el clima de tensión fue creciendo en Puerto Piray, luego de varios meses de espera por parte de los obreros por una resolución a su situación laboral.

Primero fueron la mujeres autoconvocadas quienes rogaron por una salida digna al conflicto, luego los mismos obreros se movilizaron para cortar la ruta y pedir una solución definitiva. Ante la decisión de cortar la ruta, el Gobierno de la provincia había negado su presencia para negociar la salida a la crisis que viven los empleados, por lo que los manifestantes expresaron su malestar. Finalmente, se convirtió en portavoz del Gobierno, el intendente Lezcano, quien ofició de mediador y trajo una respuesta a los trabajadores.

Comentá la nota