Tregua de las flores en Gaza.

Tregua de las flores en Gaza.
Mientras abren pasos para que se puedan vender productos de San Valentín en Israel, la organización islámica habla de 18 meses de paz.
Casi un mes después de la ofensiva israelí en la Franja de Gaza, Israel y el movimiento radical palestino Hamás han llegado a un principio de acuerdo para una tregua que, según el portavoz de Hamás, entrará en vigor dentro de tres días y durará dieciocho meses. Será tanto para la Franja de Gaza como para los territorios israelíes colindantes.

Mientras Hamás ya ha dado su aprobación al acuerdo mediado por Egipto, se espera la respuesta de Israel para comienzos de la próxima semana. Medios israelíes apuntan que todavía quedan algunos detalles por definir, como por ejemplo, el contrabando de armas en la Franja de Gaza.

El diario Yediot Ajronot esboza los puntos principales del acuerdo, según el cual Hamás tendrá que asegurar, entre otros, que Israel no será atacada con cohetes ni granadas de mortero. También se considerarán violaciones del acuerdo la colocación de bombas en la verja fronteriza, así como las operaciones en Israel.

El gobierno de Israel, según el mismo diario, se reserva el derecho a reaccionar con una respuesta militar a una infracción de la tregua. Al mismo tiempo Israel flexibilizará el bloqueo y permitirá el 80% del transporte de mercancías que se realizaba antes de las restricciones.

De momento todavía no se tiene la aprobación de Israel. Su negociador, Amos Gilad, viajará a principios de la próxima semana a El Cairo. El portavoz del gobierno israelí, Mark Regev, no quiso confirmar ni desmentir las informaciones. “No comentamos las declaraciones de Hamás”, señaló Regev.

Según el vespertino, Israel no ha podido imponer una de sus principales demandas: que en una segunda fase se realice el intercambio de presos. Israel quiere dejar en libertad a cerca 1.000 prisioneros palestinos que tiene en sus cárceles. Es verdad que a cambio se entregaría al soldado Gilad Shalit, secuestrado en junio de 2006 en suelo israelí.

Israel y Hamás ya mantuvieron el año pasado una tregua de seis meses y después del 19 de diciembre las partes se acusaron mutuamente de hablerla roto. El continuo lanzamiento de misiles de la Franja de Gaza condujo a que el ejército israelí iniciase el 27 de diciembre una ofensiva militar en la que más de 1.300 palestinos y 13 israelíes murieron en sangrientos ataques.

Los combates cesaron el 18 de enero, después de que ambas partes declararan el alto el fuego de foma unilateral. Los milicianos palestinos han vuelto a disparar cohetes de fabricación casera, según el ejército hebreo. Sólo en el día de ayer cayeron tres de estos cohetes en suelo israelí.

Livni y Netanyahu se atrincheran en su empeño por gobernar

La disputa por la jefatura del gobierno israelí se endurece: separados por sólo 30 mil votos, según los resultados finales de las elecciones legislativas, la ministra de Exteriores, Tzipi Livni, y el líder opositor, Benjamin Netanyahu, no ceden en su aspiración de ser primer ministro. Desde el miércoles, el presidente de Israel, Shimon Peres, tendrá siete días para decidir a cuál de los dos encarga la formación del nuevo Ejecutivo.

Netanyahu, jefe del Likud (derecha), espera sumar el apoyo del partido religioso Casa Judía, que le daría tres escaños más. Pero los ultraortodoxos y la derecha le exigen formar un gobierno de unidad con el partido de Livni, el Kadima, lo que significaría alternar en el poder con ella. El Likud asegura tener el voto de 50 diputados, los 27 que ganó en las urnas y los 13 de Yisrael Beitenu, del ultraderechista antiárabe Avigdor Lieberman, que ostenta el rol de coronador en esta situación. Livni tiene los 28 diputados de Kadima y otros 13 del Partido Laborista. Netanyahu sostiene que la unión de las fuerzas conservadoras, de derecha, ultraderecha, nacionalistas-religiosas y ultrarreligiosas puede darle la mayoría de 65 de los 120 escaños del Parlamento. Pero si se alía con ellos, perderá margen de negociación con los palestinos.

Comentá la nota