Tregua entre Hacienda y Diputados: no habrá interpelación a Acuña

La reunión de ayer entre el presidente de la Cámara baja y el ministro de Economía fue el primer gesto de acercamiento tras el quiebre del FCS.
Después de las explosivas declaraciones en las que puso en duda la continuidad del Gobierno del FCS, el presidente de la Cámara de Diputados, Luis Barrionuevo, se reunió ayer con el ministro de Hacienda de la Provincia, Mamerto Acuña, en una reunión que terminó con saldo positivo para las dos partes: el jefe de Diputados aseguró que desde hoy le comienzan a girar los fondos atrasados correspondientes a 2009 para cerrar el año sin deudas, y Acuña consiguió que se desistiera de su interpelación en la Legislatura.

En la reunión que el referente del MIRA y titular de Diputados calificó como "muy positiva" no sólo se planteó el cierre del saldo para el ejercicio 2009, sino el presupuesto 2010 para la Legislatura -que quedó trabado en el Senado- y Barrionuevo hasta se convirtió en vocero de los intendentes y reclamó, además de recursos para la Cámara, dinero para que los intendentes puedan afrontar el aguinaldo en sus jurisdicciones. "Me expresé sobre el tema municipios por dos motivos: porque varios intendentes pasaron por el recinto pidiéndome que hable por su situación y porque soy diputado de todos los catamarqueños", señaló Barrionuevo sobre su planteo en defensa de los jefes comunales en aprietos económicos.

Respecto de los recursos para la Cámara baja, Barrionuevo dijo que resta el envío de alrededor de 1,5 millones de pesos en 2009 con los que no sólo esperan cerrar los gastos operativos de la Cámara sino también cubrir el pago del aguinaldo a los empleados. "Se comprometieron a que mañana comenzarían a girar las partidas", aseguró el diputado.

Acuña también resaltó el carácter cordial del encuentro y evitó hacer una lectura política. "Hemos tenido una reunión institucional; las cuestiones políticas hay que analizarlas dentro de la órbita política", se despegó tras aclarar que la reunión respondió a un planteo de Barrionuevo y no a un pedido del Gobernador.

A modo de agradecimiento, al término de la reunión, Barrionuevo dijo que ya no tiene sentido la interpelación al titular de Hacienda: "Voy a hablar con los diputados para que la convocatoria al ministro (Acuña) no se haga porque hemos arreglado en buenos términos la previsibilidad de la Cámara de Diputados". La convocatoria al ministro de Gobierno, Javier Silva, no fue, en cambio, descartada por el legislador.

Antes de abandonar la sede de Economía y lejos de retractarse por sus polémicas declaraciones, el presidente de Diputados dijo: "Acá no se trata de arrepentimientos ni de ninguna cuestión específica. Uno dijo lo que dijo en función de las presiones que tiene por la responsabilidad de tener 700 empleados arriba", se justificó Barrionuevo.

Comentá la nota