La traza jujeña de la ruta 40 afectaría al abastecimiento de agua en Los Andes

Un informe de la Dirección de Vialidad de Salta (DVS) asegura que la nueva traza de la Ruta Nacional 40 que impulsa la Provincia de Jujuy podría impactar negativamente en el medio ambiente de la puna salteña y podría afectar a la única fuente de agua de los habitantes de San Antonio de los Cobres y a la flora y la fauna de la zona.
El informe, que resume la posición del gobierno salteño, se dará a conocer hoy en el foro que el Consejo Profesional de Agrimensores, Ingenieros y Profesiones Afines (COPAIPA) organiza hoy en San Antonio de los Cobres.

De esta manera, a los perjuicios que tendría para Salta la traza sobre la que ya está trabajando el gobierno nacional, que van desde el aislamiento de la localidad puneña, hasta un incremento de los costos para el transporte de la producción minera hacia Chile, pasando por la afectación al turismo de la zona, se suma la afectación ambiental que provocaría el trayecto sobre el cual la consultora Sarsy ya tiene prácticamente terminado el proyecto.

Según el informe, la traza propuesta por la Provincia de Salta, que empalma la ruta 40 con la 51 entre las localidades de Olacapato y Alto Chorrillos superponiéndose ambas vías hasta Los Patos, "aprovecha relieves favorables, suavemente ondulados que, hacia el territorio salteño se resuelven en plataformas aluvionales" en donde no se observa la existencia de vegas, como se denomina a las cabeceras de los cauces, ni tampoco pasturas tiernas, cercos o caseríos rurales.

En cambio, la propuesta de Jujuy, que traslada a la 40 a la provincial 74 ubicada 70 kilómetros al oeste, podría ser perjudicial para el hábitat de la flora y la fauna nativa y domesticada, afectando también a "la única fuente de agua para los pobladores de la zona".

Esto es así porque impactaría sobre la Vega de Socaimán, una de las cabeceras del Río Polvorilla, que conforma la "zona de recarga tanto de la cuífero como de las vías de escurrimiento superficiales de dicha cuenca". El río en cuestión es el que alimenta a la cisterna de Agua de Castilla, que almacena y trata el líquido elemento que consumen los 5.500 habitantes de San Antonio de los Cobres y los parajes aledaños.

Pero además, el informe ambiental recuerda que la preservación de los humedales altoandinos ha sido reclamada por los países del cono sur mediante una resolución firmada en la Convención de Ramsar, celebrada en España en 2002.

El nuevo trayecto de la ruta que impulsa el gobierno jujeño viene siendo resistido por la Dirección de Vialidad de Salta (DVS), por la comisión de Obras Públicas de la Cámara de Diputados provincial, y por otros organismos, como el Consejo Profesional de Agrimensores, Ingenieros y Profesiones Afines (COPAIPA), que hoy realiza un foro con pobladores de San Antonio de los Cobres.

Comentá la nota