Travería: "recibí como herencia que debo trabajar por servicio al prójimo"

Actualmente ocupa una banca en el Concejo Deliberante, reemplazando a Gustavo Di Battista, pero va por su propio lugar, como tercera candidata en el partido vecinalista de Hugo Bilbao. Aseguró que no hay coordinación en las áreas de Salud y Acción Social como así también dejó en claro que desde la Secretaría de Seguridad no hay compromiso para luchar contra el flagelo de las adicciones
Alejandra Travería ocupa hoy una banca en el Concejo Deliberante y como tal es una edil a quien le embargaron la dieta por defender sus convicciones, que pasan por no aumentar las tasas urbanas en medio de una crisis económica. En razón de ello, afirmó que recibió como herencia que debe trabajar como un servicio al prójimo, al igual que lo hace su padre en el Hospital Municipal, quien "con 80 años trabaja ad honorem y lo hace porque así lo siente, pero en realidad debiera haber alguien que no tendría que permitir que una persona trabaje sin recibir una contraprestación en dinero", expresó.

No obstante, Alejandra Travería, al igual que el resto de los concejales que conforman la oposición, trabajan asumiendo sus responsabilidades y de tal manera asumió su compromiso con el pueblo suarense que aceptó integrar la lista vecinalista que encabeza Hugo Bilbao, yendo como candidata a concejala, pero esta vez por una banca propia.

Entrevistada por Nuevo Día, se explayó sobre la realidad social que afronta como edil y dijo que "seguir involucrándome es la mejor decisión que pude haber tomado, más allá que en algún momento lo dudé porque algunas cuestiones ligadas a la poca institucionalidad que hay en el Concejo Deliberante y la falta de reconocimiento a nuestro trabajo, me había frustrado un poco. Pero en verdad, estoy convencida que el cambio hay que darlo desde adentro, por eso acepté el ofrecimiento que me hiciera el PJ a través de Hugo Bilbao, ahora todos embarcados en esta nueva propuesta de un partido vecinal, pero la gente sigue siendo la misma".

Destacó Travería que "trabajar al servicio de la gente es lo que siempre me ha movilizado y si bien he tenido frustraciones, desarrollamos nuestra tarea en medio de un tejido social que no es el ideal, pero eso mismo es lo que me hace seguir para modificarlo".

Dejó en claro la candidata que "no puedo hablar de proyectos nuevos cuando veo que hay cuestiones que están inconclusas e irresueltas, lo que uno pretende es insistir sobre esas cuestiones".

Destacó Travería que "si bien hay una política social subyacente, difícil de abordar, hay otra política electoral muy fuerte desde el municipio, desde el Ejecutivo, que es lo que a la gente la distrae y que trabaja sobre la conciencia de la gente".

"En realidad, desde la comuna ?taladran? la conciencia de la población, lo veo en la calle, en las instituciones e incluso con el trabajo; por ejemplo, la revista de difusión que editó la Municipalidad de Coronel Suárez es un pasquín, todo es un engaño", enfatizó Alejandra Travería, quien señaló que "mientras se muestran del lado de la gente del campo se la han pasado utilizando una adjetivización exagerada contra el sector".

En Salud

Travería dejó en claro que "no hay excelencia en Salud, tal como lo afirman en ese pasquín, tiene su mejoría pero carece de organización", expresando además que "si bien el recurso humano es excelente, todo está disperso, trabajan en forma anárquica".

Indicó que "las personas que deberían estar en la Casa de Abrigo no tienen su espacio, están en la casa de las monjas y a ese espacio caen todos, pero insisto con que falta coordinación, están las áreas dispersas".

Sostuvo que "las asistentes sociales son consideradas las mejores del distrito, pero falta coordinación y por lo tanto el funcionamiento es muy precario", dejando en claro que "si bien se asiste a todo aquel que llega no se lo hace en la forma adecuada, porque hay descoordinación; la gente llega con un problema o con un padecimiento y si bien se lo atiende, en la mayoría de los casos se va sin haber podido resolver el problema, porque justamente se trabaja en forma anárquica y no coordinadamente".

"La gente deambula y no hay nadie que se haga cargo del problema", expresó Travería para señalar que "lo ideal sería que encuentre una solución y no regrese a los pocos días, tal como sucede".

Indicó que "en discapacidad también hay falencias, porque no hay psicólogos y son pocas las asistentes sociales que trabajan", agregando que "Salud está muy venida a menos, fundamentalmente en lo que se refiere a Acción Social y las áreas satélites que giran alrededor de las problemáticas sociales".

Otras cuestiones

Alejandra Travería dejó en claro que "la juventud me preocupa fundamentalmente en su relación con el flagelo social de las adicciones, si bien se trabaja desde el CPA, en cuanto a la prevención, no hay acompañamiento de parte de la Seguridad".

Es decir, Alejandra Travería dijo que "no hay control, que es el primer paso de la prevención y en verdad no se puede tapar el sol con las manos y convengamos que la ciudad hace mucho que dejó de ser una isla, hay lugares en donde se vende la droga, porque de algún lugar sale, pero como falta la tarea de investigación, nunca vamos a llegar a los verdaderos asesinos de nuestros hijos".

"Acá falla la Secretaría de Seguridad, en instrumentar acciones directas", afirmando que "debemos como concejales exigir a estas áreas que son competentes en esta cuestión que lo hagan", enfatizó.

"¡Qué difícil es hacerle entender estas cuestiones al oficialismo!", exclamó Travería, para señalar que "Quevedo, decía ?poderoso caballero don dinero?, todo gira en torno a él, se tapa la realidad con un maquillaje que es la obra pública".

Finalmente, Travería destacó que "hasta que no entiendan que son prioridades la salud y la educación nada cambiará, por qué no se construyen menos casas pero más habitables, para evitar el hacinamiento".

Por último, Alejandra Travería abordó la cuestión del trabajo y manifestó que "(en el municipio) se contrata gente antes de las elecciones a salarios muy bajos y en tareas que no son productivas para la gente" y dijo que "la visión del oficialismo es distinta a la nuestra, tan diferente que crea una tendencia que obnubila la mente de la gente y genera una cultura conformista y miedosa... en realidad, una generación conformista y miedosa, le tenemos miedo a todo, incluso a opinar y a quejarnos, porque tememos que alguien se enoje por lo que decimos, esto le hace muy mal a la sociedad".

Fue así que Travería concluyó que "no se puede decir libremente que en Coronel Suárez hay pleno empleo, cuando hay casi tres mil personas que reciben como salario apenas mil o mil doscientos pesos, eso no es digno" y dejó una reflexión interesante, al señalar que "el hombre no le puede fallar a su familia, porque si un hombre está en riesgo como productor, también lo está como proveedor, como protector, entonces pierde poder y su potencia se extingue".

Afirmó, cerrando la entrevista, que "cuando la gente no está bien remunerada ingresa en el facilismo, a tener que aceptar cuestiones que en otras circunstancias no lo hubiera hecho".

Comentá la nota