Trato judicial exclusivo para casos de violencia familiar

El presidente del Concejo Deliberante capitalino, Ramón Santiago Cano, presentará a las 10.00 de hoy un proyecto de ley para que se creen dos fiscalías, una en Capital y otra en Concepción.

Con la intención que la Justicia tucumana tenga dos nuevas fiscalías que se ocupen de manera exclusiva de atender las cuestiones vinculada a la "Violencia Familiar", el presidente del Concejo Deliberante capitalino, Ramón Santiago Cano, procederá a presentar, a las 10.00 de hoy, ante la comisión de Derechos Humanos de la Legislatura, un proyecto de ley en tal sentido. La iniciativa goza del reconocimiento generalizando, tanto de la totalidad de los ediles de la Capital como así también de distintas organizaciones no gubernamentales de la provincia, que tratan precisamente esta problemática.

"Es de suma importancia que los tucumanos tratemos estos temas tan difíciles para la sociedad", admitió Héctor Romano, presidente de la Comisión legislativa que recepcionará el proyecto.

No hay duda que la violencia familiar es una cuestión muy sensible para la sociedad toda, que ha venido dejando secuelas lamentables a quienes fueron víctimas de la misma. Atento a esta realidad, Cano, autor del proyecto, basó sus fundamentos en la necesidad de disponer de un ámbito de la justicia que se ocupe de manera exclusiva de atender estos problemas.

Entiende que los juzgados en general se encuentran colapsados por la cantidad de hechos delictivos que deben analizar, entre ellos, aquellos que involucran a individuos que son privados de su libertad, y que por ende requieren premura para su atención, con lo cual, las cuestiones en análisis se postergan peligrosamente en el tiempo.

Las dos fiscalías

Por ese motivo, Cano propicia la creación de una fiscalía de Instrucción en el Centro Judicial de Capital y otra en el Centro Judicial de Concepción, con competencia exclusiva para entender, intervenir e investigar todos los hechos relacionados con "los delitos contra la integridad sexual" que incluyen violación, abuso sexual, corrupción y prostitución de menores, pornografía infantil, exhibiciones obscenas, pedofilia y trata de personas; "los delitos contra el estado civil" tal el caso de matrimonios ilegales, supresión y suposición de estado civil y del nombre; y "los delitos derivados de la violencia doméstica o familiar".

Advierte el proyecto que las fiscalías propuestas contarán con personal especializado en la materia, con un equipo interdisciplinario integrado, como mínimo por un médico psiquiatra, un médico o licenciado en psicología, y un licenciado en asistencia social o título equivalente.

Nefastos antecedentes

No son pocos los antecedentes que Cano y su equipo de asesores reunió para darle forma al proyecto que ingresará hoy a la Legislatura, como el aporte de un importante sector de la sociedad, que seguramente será presentado por algún parlamentario para el análisis de rigor. Advierte el presidente del Concejo que los delitos contra la integridad sexual registran el más elevado índice de crecimiento y el mayor porcentaje de impunidad.

"Esto es así porque además, sólo el 20 por ciento de los hechos son denunciados, y de ellos, apenas en el diez por ciento se ha llegado a una condena de los culpables, lo cual representa que sobre el 100 por 100, el 98 por ciento de los casos quedan impunes.

Violencia doméstica

El aumento de los casos de violencia doméstica y el grado alcanzado por los mismos son alarmantes y afectan por igual a todos los sectores sociales.

Añade Cano que las razones culturales, sociales, patrimoniales, psicológicas, perjuicios y temores dificultan sensiblemente el reconocimiento y la denuncia de estos hechos. "El avance legislativo, tanto nacional como provincial en esta materia, es altamente positivo y debe complementarse con el accionar judicial", agregó.

Comentá la nota