No trataron repudio a Juez y la sesión terminó en escándalo

Amenazas opositoras de no concurrir más a las reuniones de labor parlamentaria; una acusación de "corrupto" al viceintendente; una denuncia oficialista sobre presuntos intentos para "desestabilizar" a Daniel Giacomino; y promesas de ventilar en sede judicial ese exabrupto.
Todo eso pasó ayer en una sesión del Concejo Deliberante de Córdoba que finalizó de manera escandalosa, tras la decisión de los ediles peronistas, radicales, riutoristas y giacoministas de irse del recinto, disconformes porque el Frente Cívico denegó el tratamiento sobre tablas de un repudio a Luis Juez, pese a que inicialmente había expresado su predisposición a dar ese debate ayer.

Todo arrancó en la reunión de labor parlamentaria del pasado miércoles, donde todos los jefes de bloque acordaron discutir sobre tablas el repudio que la UCR y el PJ querían efectuar a Juez, por sus denuncias sobre corrupción en el tratamiento del aumento del cospel. También se iba a tratar una iniciativa del bloque Frente Progresista (vicentistas) que pedía a la Justicia "celeridad" para investigación la sospecha que lanzó Juez.

El clima en el Concejo se empezó a enrarecer por la mañana. El viceintendente Carlos Vicente convocó a una nueva reunión de labor parlamentaria para intentar desactivar el tratamiento en plena sesión de los referidos "repudios". Pretendía llevar ese debate a comisión.

El viceintendente no logró su cometido en esa instancia, pero luego sí abortó el debate en la práctica: en el recinto, los ocho ediles juecistas cambiaron de criterio y –junto a los cinco vicentistas– no accedieron al tratamiento sobre tablas y así privaron a la UCR y el PJ de la mayoría agravada (21 votos) que necesitaban para tratar la cuestión.

Vicente dijo que quería evitar así "un debate mediático", y alegó que "no es la primera vez" que se modifica algo acordado en labor. También criticó a la UCR y el PJ. "Cuando ganan votaciones, esta todo bien. Ahora que perdieron, se van", fustigó.

Por su parte, el jefe del bloque juecista, Walter Nostrala, aseguró que no rehúyen del debate y pidió que concurran a comisión los funcionarios aludidos por Juez en la presunta "trama de corrupción" que denunció.

Los cruces llegaron al extremo cuando Marcelo Cossar (UCR) calificó como "canallada" la jugada de Vicente y anticipó que su bloque "no asistirá más" a labor parlamentaria.

El giacominista Gustavo Barrionuevo sumó más leña al advertir sobre una supuesta operación política y mediática para "destituir" al intendente, mientras que el peronista Juan Rufeil la emprendió contra Vicente. "Si acá hay corrupción, usted es el presidente de la corrupción", le enrostró.

A su vez, la vicentista Mónica Cid anticipó que planteará una cuestión de privilegio contra Rufeil por esos dichos y que lo denunciará. "Si le pide pruebas a Juez, que también él dé pruebas a la Justicia de lo que dijo sobre Vicente", razonó.

Los bloques que dieron el portazo reclamaron a coro una "disculpa pública" de Vicente por no haber respetado el temario acordado para la sesión de ayer.

Comentá la nota