Tratan nuevo modelo de gestión de riego

Está en marcha la primera etapa de reconocimiento y diagnóstico.
El Gobierno de la Provincia impulsa la implementación de un nuevo modelo de gestión de riego en la zona del río Dulce y con este objetivo primordial y de largo plazo se reunió ayer el Comité Coordinador del Programa de Desarrollo Agroindustrial y Riego (Prodar), del Gobierno de la Provincia, integrado por representantes del INTA Santiago del Estero, la Unidad Ejecutora de Riego y la FAO.

Estuvieron presentes en representación del Gobierno de la Provincia, el secretario del Agua, Abel Tévez, el subsecretario del Agua, Oscar Barrón, y el técnico coordinador del Prodar, Gustavo Díaz. Además asistió el titular de la Unidad Ejecutora de Riego, Guillermo Angrimann, el subsecretario de la Producción, Pablo Moggio, y por el INTA, el director de la Experimental, Luis Tomalino, y el titular del Centro Regional Tucumán-Santiago del INTA, Juan Pablo Karnatz. Según confiaron a Nuevo Diario, ayer se realizó la primera reunión formal de los miembros del Comité y se puso en marcha la primera etapa de reconocimiento y diagnóstico, la cual tiene una duración de diez meses.

Desde noviembre del año pasado, cuando salió el decreto del Poder Ejecutivo, se viene trabajando en la organización y preparación del plan, que tiene por objeto el abordaje de la gestión de riego con una mirada integral.

Entre sus aspectos se destacan el de cómo conducir el agua, generar asociativismo, vender producción, impulsar la agroindustria, optimizar la infraestructura hidráulica y dar mayor seguridad jurídica a los derechos de agua.

El proyecto está concebido en tres etapas y busca la modernización de la infraestructura de distribución del agua y gestión del riego para incrementar la producción y el valor de lo que se produce.

También se tiende a proteger los recursos suelo y agua, haciendo un uso más eficiente del agua para riego, y además fortalecer las asociaciones de regantes, con miras a una gestión participación del riego. La segunda etapa consiste en diseños de ingeniería y del nuevo modelo de gestión de riego, que durará 12 meses. En tanto, la tercera etapa, de 24 meses, se materializará con la construcción de obras.

Comentá la nota