Tratamiento especial al proyecto del sanatorio de Bariloche

En un primer momento se iba a construir un hotel 3 estrellas. Ahora el Ejecutivo analizará si habilitará la nueva obra.
La semana próxima ingresará en tratamiento especial el sanatorio proyectado por la empresa Gobur SRL sobre el emprendimiento hotelero que construye en diagonal Capraro 1216, en el edificio que perteneció al ex policlínico Arbos

En mayo pasado se hizo pública la intención de los inversionistas de cambiar el destino original del expediente aprobado por el municipio para la construcción de un residencial tres estrellas y convertir el edificio en un centro médico con 70 camas de internación, 44 consultorios, 26 cocheras y una morgue.

El cambio de uso solicitado colisiona con las restricciones normativas que impiden la construcción de nuevas instalaciones médicas en el radio céntrico pero cuenta con el interés del Ejecutivo habilitar nuevas camas sanatoriales para paliar el colapso sanitario que enfrenta la ciudad.

La nuevo destino del emblemático edificio, cuya remodelación no se detuvo en los últimos seis meses, fue planteado a través de una consulta preliminar que obligó a los profesionales a presentar un estudio de impacto urbano, otro de tránsito y documentación que será evaluada por la Unidad Coordinadora del Consejo de Planificación a partir de la semana próxima.

Lo llamativo es que pese al interés de lograr el cambio de uso y aprobación de la ampliación el grupo inversionista, que ya está ofreciendo las instalaciones a profesionales de la ciudad, todavía no completó la documentación en el municipio. "Presentaron algo, todavía van a atener que ajustar un poco", reconoció la subsecretaria de Gestión Urbana, Estela Arias.

La funcionaria señaló a "Río Negro" que el proyecto deberá someterse al procedimiento de Rango III, que contempla su exposición en audiencia pública y la aprobación final del Concejo.

En las inspecciones realizadas hasta el momento "se estaba construyendo, más o menos lo que estaba aprobado en el expediente anterior" pero aclaró que "a partir del ingreso en la Unidad Coordinadora se tiene que paralizar las tareas" y anticipó que si en la próxima inspección "se verifica algo que no está autorizado deberá se paralizará la obra".

El 30 de abril un grupo de obreros que trabajaba en la remodelación denunció que en el lugar se construía una clínica con 44 consultorios, salas de internación, cocheras y una morgue.

Comentá la nota