Trata de personas:"no es posible sin complicidad del Estado"

Así lo aseguró la presidenta de la Asociación Pro Naciones Unidas en la Argentina Lucía Alberti. La diputada nacional Fernanda Gil Lozano, dijo que el Estado no está a la altura de las circunstancias.
Para la presidenta de la Asociación Pro Naciones Unidas de Argentina (ANUA) y directora regional para América Latina, Lucía Alberti, la trata de personas, la prostitución y el secuestro no serían posibles en la Argentina sin el conocimiento del poder político. "Yo hablo de complicidad, connivencia y asociación ilícita del poder político", aclaró la ex diputada nacional en ocasión de visitar nuestra provincia en el marco del Encuentro "200 años después, abuso, trata y tráfico en infancia, adolescencia y juventud", realizado la semana pasada por la Facultad de Psicología de la UNT.

Por su lado, la diputada nacional y ferviente activista en contra de esta problemática, Fernanda Gil Lozano, entendió que no puede entenderse cómo es posible que un país con una historia de 30 mil desaparecidos durante la dictadura militar, al día de hoy no cuente con un protocolo de procedimientos para cuando alguien desaparece. "Hoy una personas desaparece en la Argentina y el Estado no hace nada", dijo.

La parlamentaria estimó que en nuestro país existen unas 600 mujeres víctimas de la trata de personas.

Alberti consideró que es un flagelo que se profundiza en nuestro país como en América Latina y que se encuentra favorecido por la extrema pobreza.

"Si aún no podemos erradicar el hambre y la pobreza, con más razón debemos incentivar la lucha contra la trata porque existe un mayor riesgo de acrecentar la prostitución, el tráfico y la trata de personas. También tenemos que observar la connivencia, complicidad y la asociación ilícita del poder político. Si sabemos que en un pueblo o municipio existe un bar que en realidad funciona como prostíbulo, y los comentarios hablan de que hay chicas muy jovencitas trabajando, lo que cabe preguntarse es cómo se habilitó ese negocio, cuáles son los requisitos para habilitarlo y si ese lugar está cumpliendo con las normas. Entonces es allí donde aparece la complicidad", reflexionó.

En el encuentro, que sirvió como base para el 1º Congreso Internacional 2010, quedaron establecidos los efectos transformadores que logró el caso de la desaparición de Marita Verón.

"Tucumán es lamentablemente emblemático por el espectacular trabajo de Susana Trimarco (madre de Marita Verón) quien logró quebrar los techos y las paredes de cristal, visibilizando este drama y logrando una gran movilidad social", acotó la presidenta de ANUA. Sentenció que el hecho de que Marita aún no aparezca demuestra que "la trata de personas es una trama siniestra que se fortalece con la complicidad del poder político".

Si bien Gil Lozano también ponderó la lucha de Trimarco, dijo que esos esfuerzos individuales no alcanzan si no están acompañados por una verdadera política pública.

"No tenemos una frontera radarizada, la que hoy existe es una frontera poroza, en la que entran y salen muchas cosas, entre ellas personas. También sabemos que son traídas muchas familias esclavas y que detrás de todo se manejan negocios y actividades mucho más perversas como el tráfico de órganos, embarazos por encargo, y sin embargo no existe del Estado una reacción a la altura de las circunstancias. Esto se agrava más todavía dado que tenemos un Estado negador que le cuesta tener estadísticas serias", indicó.

Comentá la nota