Trata de personas: una situación cada vez más frecuente en Formosa.

Trata de personas: una situación cada vez más frecuente en Formosa.
Con la aparición sanas y salvas de las formoseñas Laura Alfonso (24) y Verónica Fernández (21) en una localidad cordobesa después de haber desaparecido sin aviso el viernes en la Universidad Nacional de Formosa, se abre un interrogante que cada vez sorprende menos y asusta más : ¿En qué niveles de desarrollo está la "trata de personas" en Formosa?.
La trata de personas es a nivel mundial, uno de los tres delitos que más dinero genera en la ilegalidad. Este comercio de personas con fines de explotación sexual y laboral, generalmente involucra a mujeres, niñas, adolescentes, y siempre salta el tema ante una desaparición denunciada por familiares o conocidos de las víctimas.

Los datos que surgen de la Oficina de Rescate y Acompañamiento a Personas Damnificadas por el Delito de Trata, creada luego de que se sancionara y federalizara este delito el 29 de abril del año pasado desnudan la realidad: durante el 2008, fueron liberadas en nuestro país 157 víctimas de trata.

Muchas venían de Paraguay, y todas retornaron a sus lugares de origen, excepto unos pocos casos en que las damnificadas fueron instaladas en nuevas ciudades junto con sus familias por razones de seguridad.

Las víctimas habían sido reclutadas sobre todo de las provincias de Misiones, Santiago del Estero, Formosa y Salta, para ser explotadas en grandes centros urbanos -Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires y Córdoba- y en ciudades más chicas como Santa Cruz y Ushuaia.

La situación en Formosa

Según declaraciones periodísticas de la subsecretaria de Derechos Humanos de la provincia, Dra. María Sylvina Aráuz, Formosa no escapa a la tendencia mundial de captar personas para la explotación: "somos zona de tránsito, también podemos hablar de zona de reclutamiento y de zona de destino en menor medida" reconoció la funcionaria, ya que esta captación o traslado "puede ser interna o internacional porque al tener la provincia más de 800 kilómetros de frontera esta captación internacional es perfectamente posible".

Aráuz aclaró que de las personas que son captadas "el 80% son niñas adolescentes y mujeres, aunque también hay un porcentaje de hombres porque la trata de personas no sólo implica explotación sexual sino todo tipo de trabajo forzado o explotación laboral", como en el caso de las fábricas textiles detectadas en Buenos Aires donde los obreros eran sometidos a un trabajo esclavo.

Casos testigos

El 29 octubre 2008 fueron interceptados en las calles de esta ciudad dos sujetos cuando intentaban reclutar chicas menores para trabajar en el sur del país. Les ofrecían buenos sueldos para, por ejemplo, cuidar ancianos, pero una vez en el lugar eran puestas a trabajar en prostíbulos.

A partir de una denuncia telefónica que daba a conocer la actividad de estos individuos, sus características y el medio a través del cual se movilizaban, la policía los detuvo. Así se pudo establecer la vinculación "en el ofrecimiento de reclutar jóvenes de sexo femenino para realizar trabajos de peluquería, cuidar ancianos en el sur, con una oferta de buen sueldo y comodidades" había explicado el comisario Mártir Máximo Vallejos en esa oportunidad.

Otro caso que tocó a Formosa y sacó a la luz pública el tema ocurrió en febrero de este año, cuando una investigación a raíz de un aviso clasificado publicado en un diario local que ofrecía trabajo doméstico con jugosos sueldos, y el testimonio de una joven que escapó de un prostíbulo de Santa Rosa, se cerró con tres allanamientos en los que se detuvo a cuatro personas en la ciudad pampeana y otra más fue detenida en otro allanamiento realizado en esta ciudad.

La pesquisa detectó en Formosa a una mujer que realizaba la tarea de captadora y coordinaba los contactos con la gente de Santa Rosa. Las entrevistas se realizaban en la Terminal de Formosa y allí mismo se proveía a las víctimas de los pasajes con destino a Rosario, con trasbordo a Santa Rosa.

Comentá la nota