Se trata esta semana la nueva ordenanza fiscal y tarifaria

Asamblea de concejales y mayores contribuyentes

Junto con los mayores contribuyentes, los concejales nicoleños deben sancionar este jueves el proyecto de ordenanza fiscal y tarifaria elevado por el Departamento Ejecutivo para el ejercicio 2009. Las tasas de impacto domiciliario permanecerán sin alteración, pero serán aumentados en un 100 por ciento los valores de los tributos que deben afrontar las industrias y los comercios. Además, se creará un nuevo tributo para generar un fondo para obras públicas.

Desde las 20.30 del jueves, los concejales y los mayores contribuyentes se reunirán en la planta alta del Palacio Municipal para dar tratamiento al proyecto de ordenanza fiscal y tarifaria diseñado por el Departamento Ejecutivo para el Ejercicio 2009. Las tasas de ABL y Servicios Sanitarios permanecerán sin alteraciones, pero proponen un incremento del 100 por ciento para los valores que deben tributar la industria y los comercios. Además, genera polémica la iniciativa del oficialismo de crear un nuevo tributo para generar un fondo para obras públicas.

Naturalmente, los encargados de defender en el recinto la propuesta elevada por el Ejecutivo que conduce Carignani, serán los concejales justicialistas. Para conocer cuáles son los principales cambios que serían introducidos respecto de la fiscal y tarifaria vigente, EL NORTE dialogó con José María Díaz Bancalari, presidente del bloque del PJ.

“No hay grandes incrementos para el común de la gente, y los domicilios particulares de los vecinos contribuyentes”, advirtió Bancalari, quien explicó que en la propuesta del Ejecutivo permanecen inalterados los valores de las tasas de mayor impacto, como las de ABL (alumbrado, barrido y limpieza) y Servicios Sanitarios.

Otro valor que permanecerá sin alteraciones, será el de la tasa por derecho de construcción, o la estadía de motos y vehículos en el corralón municipal.

Sin embargo, sí existen incrementos para el resto de las tasas y derechos, que están en el orden del 30 por ciento. Además, el proyecto prevé un incremento del 100 por ciento para la tasa por inspección de seguridad e higiene. En este sentido, el presidente del bloque justicialista argumentó que “es una tasa que venía rezagada”, y explicó que esas tasas no se habían incrementado, más allá de los casos puntuales de tres industrias básicas cuyas alícuotas fueron elevadas en un 200 por ciento en el transcurso de este año.

Sin embargo, el concejal explicó que el bloque justicialista introducirá algunas modificaciones al proyecto “para tranquilidad de los comerciantes”. La propuesta de cambio tendrá que ver con una exención para los pequeños comercios, es decir, los que facturan hasta 12 mil pesos mensuales. En este grupo quedarían incluidos todos los monotributistas.

Sin duda que la discusión estará centrada en la idea del oficialismo, que intenta crear un nuevo tributo a través del cual generar un fondo que estará afectado al desarrollo de obras públicas para la ciudad. Aunque desde la oposición señalan que se trataría de un nuevo incremento, algo “maquillado”.

Sin embargo, desde el oficialismo señalan que se trata de un tributo diferente, que vendrá en las boletas de servicios, pero discriminado. Argumentan que, de este modo, se generará un fondo que estará destinado obligatoriamente para el desarrollo de obras públicas. Según las estimaciones del oficialismo, al cabo del próximo año, la Administración habrá contado con casi 8 millones de pesos para ejecutar distintas obras.-

Comentá la nota