Trata: la Ley 26.364.

La Ley 26.364 tipifica como delito federal la trata de personas, que castiga con penas de 3 a 15 años de prisión a los responsables de la captación de personas, ya sea para la explotación sexual, las prácticas de esclavitud, los trabajos forzados o la extracción ilegal de órganos y tejidos.
El punto polémico de la ley está en la diferenciación que se hace en el abordaje a víctimas menores de 18 años, respecto de las mayores, en las que pareciera se invierte la carga de la prueba y se considera que son víctimas de trata sólo cuando pueden demostrar que existe “engaño, fraude, violencia, amenaza o cualquier medio de intimidación o coerción, abuso de autoridad, etc.”.

¿No es esperable que las presiones, amenazas e intimidaciones que sufren las mujeres sometidas a la trata con fines sexuales, les impida denunciar con total libertad su situación, sean mayores o menores de edad? ¿Qué actitud se pretende que adopte una mujer sobre la que se ha ejercido un control sistemático, cuando no amenazada, violada y hasta castigada?

A las mujeres que la Policía Federal identificó como alternadoras de la wiskería Privado VIP, ubicada sobre la Avenida de Circunvalación, se las llevaba y traía en un utilitario en el que se habían colocado cajones de cerveza con almohadones a manera de improvisados asientos, desde la casa del Plan 3000 ubicada sobre calle Beto Lara. Es un dato.

En la capital de Formosa, se detectó que las entrevistas a las jóvenes que llamaban interesadas por conseguir trabajo doméstico muy bien remunerado (se les ofrecía $ 3.000), se realizaban en la terminal de ómnibus y allí mismo se les proveía del pasaje para viajar a Santa Rosa, haciendo transbordo en la ciudad de Rosario. Es otro dato.

Personal encubierto de la División Trata de Personas que trabajó durante casi un mes en la capital pampeana, certificó con fotografías y videos, el traslado de las víctimas de esta red de trata de personas que había sido denunciado por una de las jóvenes que logró escapar y regresar a Formosa, su provincia de origen.

Los datos que esta jovencita de 18 años, aportó en su denuncia acerca de los responsables de esta red de trata de personas, de los lugares adonde las alojaban y trabajaban, los vehículos en los que las trasladaban y otros detalles sobre el accionar de esta organización, fueron corroborados, documentados y elevados al Juzgado Federal de Formosa, a cargo del doctor Marcos Bruno Quinteros, quien libró las órdenes de allanamiento que se concretaron el viernes cerca de la medianoche, en Santa Rosa y en la capital formoseña y que culminaron con dos vehículos secuestrados y cinco detenidos (uno liberado posteriormente).

Comentá la nota