Trastornos por el paro en el subte

Trastornos por el paro en el subte
La medida de fuerza, a primera hora de la mañana, afectó a 200.000 usuarios; denuncias de sabotaje
Estaciones abarrotadas, largas filas para tomar colectivos, taxis compartidos entre varios y trastornos para los usuarios fueron la consecuencia de un nuevo paro en el servicio de subtes, que ayer, de 6 a 9, afectó a las seis líneas y al Premetro.

Según datos de la empresa Metrovías, unas 200.000 personas fueron afectadas por la medida de fuerza llevada a cabo por los delegados gremiales del subte, que piden al Ministerio de Trabajo que los reconozca como parte en las discusiones laborales. Hasta ahora sólo participan de las paritarias la empresa Metrovías y los representantes de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), muy resistidos internamente por los trabajadores del subte.

El largo conflicto viene afectando el servicio desde las últimas semanas y, ayer, otra vez los usuarios tuvieron que ingeniárselas para llegar a sus trabajos en el horario pico.

"Metrovías ve con preocupación este accionar que altera la paz social por afectar el derecho constitucional de todos los ciudadanos a trasladarse libremente y de nuestro personal a trabajar", dijo la empresa en un comunicado.

El delegado Claudio Dellecarbonara, en cambio, señaló que la medida de fuerza apunta a llamar la atención del Ministerio de Trabajo y alertó sobre eventuales incidentes. "Estamos pidiendo que el ministro, Carlos Tomada, cumpla con la ley en inscribirnos como asociación gremial. Es algo que no puede negarnos, porque ya pasó más de un año de nuestra presentación y el trámite no demora más de 90 días", dijo Dellecarbonara a LA NACION, y añadió que el martes próximo se informará sobre nuevas protestas.

"En lo personal no creo que un paro por tiempo indeterminado sea lo más apropiado", agregó.

Metrovías denunció algunos hechos preocupantes de sabotaje, como dos incendios en las líneas D y E ocurridos hace menos de diez días. Los delegados entienden que esas maniobras son parte de un plan para desprestigiarlos y Dellecarbonara apuntó a una patota de la UTA. "Estamos muy preocupados como usuarios por los hechos de sabotaje y la falta de mantenimiento del subte, que puede observarse a simple vista y que significa un riesgo de accidente", dijo el delegado.

Ayer, el jefe de gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, reclamó al Ministerio de Trabajo que se declaren "ilegales" las medidas de fuerza en el servicio de subterráneos.

Comentá la nota