Trastienda

Trastienda
Nunca en jueves. El Gobierno rompió con la práctica de anunciar cambios en economía los viernes a la noche. La Justicia hace lugar al amparo contra el Fondo del Bicentenario y complica a los Kirchner.
El litigio que mantienen el Poder Ejecutivo y el titular del BCRA, Martín Redrado, quizá se defina hoy si, como trascendió, la jueza federal María José Sarmiento hace lugar a la medida cautelar solicitada por los diputados Federico Pinedo, del PRO, y Alfonso Prat-Gay, de la Coalición Cívica.

La resolución dejaría entre paréntesis la vigencia del polémico DNU que dispone la utilización de las reservas del Central para la conformación del Fondo del Bicentenario. Pinedo es un abogado experimentado y, contra lo que se dijo, no olvidó pedir la habilitación de la feria judicial. Es más, los mismos protagonistas ampliarán el amparo solicitando que se suspenda el despido de Redrado.

La estrategia no es sólo defensiva: promoverán que se investigue la actuación de los funcionarios del Central que participaron de lo que visualizan como un coup d’état. Sin dudas, en la mira se encuentran tres directores: el radical K Miguel Pesce y los kirchneristas Arnaldo Bocco y Gabriela Ciganotto.

El listado incluiría, asimismo, al gerente de Legales de la institución, Marcos Moiseef, cuya opinión favorable al Ejecutivo fue citada en el decreto que ordena el cese del economista: el gerente principal de Asuntos Legales del BCRA –dice el texto–, sostiene que "el Código Penal tipifica específicamente la conducta del funcionario que no cumple con una ley, entendiendo de aplicación ante tal incumplimiento la figura del abuso de autoridad". El miércoles, Aníbal Fernández ya había invocado el "dictamen" de Moiseef, pese a que se trataba de un documento interno, elaborado a pedido de Pesce.

En verdad, no se trataba de un dictamen puesto que la jefa de Dictámenes del BCRA es María del Carmen Urquiza, quien se había expedido en respaldo de Redrado. Urquiza tiene el mismo nivel jerárquico que Moiseef, pero sus misiones son distintas: Moiseef monitorea y lleva adelante los juicios que involucran al Central. Hay, por cierto, otra área habilitada para emitir dictámenes en la Superintendencia de Entidades Financieras, a cargo del abogado Gabriel del Mazo, aunque al parecer no fue consultada.

La postura de Moiseef, por tanto, nunca superó el rango de "opinión" y, entre otras cosas, afirmó que Redrado estaba obligado a obedecer hasta tanto el DNU no hubiera sido impugnado por el Congreso o suspendido por una decisión judicial. Habrá que ver si la presidenta Cristina Kirchner vuelve a citar a Moiseef cuando se haga público el punto de vista de la jueza Sarmiento.

Las divergencias no se manifestaron sólo puertas adentro del BCRA. El ministro de Economía, Amado Boudou, y su viceministro Roberto Felletti adjudicaron diferentes destinos a las reservas. Felletti expresó que el objetivo era "incentivar el consumo". Y, como se sabe, nadie habla sin la autorización de, al menos, alguno de los componentes de la pareja presidencial. Puede que Felleti haya sido comisionado para embellecer el rostro del Fondo del Bicentenario y restarle así apoyos a Redrado: es más popular apuntar a la necesidad de "incentivar el consumo" que pagarles a los acreedores.

Otro dato llamativo fue que, entre las múltiples críticas alentadas por el Gobierno contra el otrora Golden Boy, no figurara la de la Asociación Bancaria. Ocurre que los zanolistas y ex montoneros Andrés Castillo y Eduardo Berrozpe, los dos contactos más estrechos del gremio con el oficialismo, no pudieron reunir el número de voluntades necesarias: Sergio Palazzo, el segundo del sindicato, simpatiza con el vicepresidente Julio Cobos. Nadie habló ayer del fantasma de una corrida bancaria.

Tampoco se mencionó que un gran banco había registrado señales de alarma en situación de "crisis grave", una fase previa al cataclismo. Era previsible. Pero no fue un obstáculo para el matrimonio de Santa Cruz que, urgido por los acontecimientos, desoyó la máxima que rige en estos casos y Domingo Cavallo convirtió en Biblia: las decisiones que conmueven la actividad financiera hay que tomarlas los viernes por la noche, al cierre de los mercados.

Comentá la nota