Traspaso del poder concedente de la energía ya no es prioridad en la agenda de Bariloche

El trabajo del grupo de entidades y organismos que durante el primer semestre de 2008 se reunieron para exigir a la Provincia que ceda la potestad concedente de la energía, se fue extinguiendo.
El acercamiento político entre la Cooperativa de Electricidad y el gobierno de Río Negro, así como la asunción de un intendente radical en Bariloche, cambiaron el eje de la prioridad: primero, lograr una renovación contractual de la CEB y después reclamar para el municipio el poder de decidir.

La exigencia al gobierno provincial de la restitución a Bariloche del poder concedente de la energía marcó la agenda política e institucional de la ciudad durante los primeros meses de 2008. Gobierno municipal, Cooperativa de Electricidad Bariloche (CEB), concejales, instituciones, organizaciones intermedias, mantenían prolongadas reuniones de las cuales surgían enfáticos pronunciamientos reclamando a Provincia una “definición inmediata”.

Incluso, mantener vivo el planteo de recuperación del poder concedente, figura como exigencia de la renovada Carta Orgánica municipal.

Pero pasaron los meses y el tema fue cediendo espacio en la agenda de prioridades. El acercamiento político entre la CEB y el gobierno de Río Negro –que se vio plasmado en la última renovación de consejeros y conducción de la entidad-, así como la asunción de un intendente radical –Marcelo Cascón-, lograron “desinflar” el tema.

En el marco de aquellas reuniones de las que participaban también legisladores representantes de la ciudad, el peperreísta Claudio Lueiro presentó un proyecto para extender de manera directa hasta 2025 la concesión del manejo de la energía eléctrica en Bariloche a la CEB, que vence en 2012. En la práctica, esa medida podría significar vaciar de contenido una posible recuperación del poder concedente para la municipalidad, ya que lograría esa capacidad pero con un contrato por 16 años más, ya sellado. Tras esa presentación, los representantes de la CEB se retiraron de la Mesa conformada para el “reclamo institucional” de Bariloche a la Provincia.

El propio jefe comunal reconoció la semana pasada –ante una consulta de ANB- que la ciudad “hoy no tiene estructura como para realizar el control” que se deriva de poseer el poder concedente. Esa tarea hoy la realiza el Ente Provincial Regulador de la Energía.

En conferencia de prensa, Cascón señaló que no se trata de una “resignación municipal” el plantear que en primera instancia debe conseguirse para la CEB una renovación contractual. Por el contrario, destacó el “trabajo conjunto” que están realizando la Cooperativa, la municipalidad y el gobierno provincial.

Para el jefe comunal “no se puede desestimar el mandato de la Carta Orgánica” en cuanto al reclamo, pero consideró prioritario resolver la cuestión contractual de la CEB para permitirle a la entidad un marco para realizar inversiones y conseguir financiamiento.

Otra señal del acercamiento entre la Cooperativa y el gobierno de Río Negro –además del “electoral” en la CEB-, es que no existió pronunciamiento oficial sobre la autorización de aumento de la tarifa eléctrica del 15,9 por ciento realizada por el EPRE, teniendo en cuenta que la entidad distribuidora local había reclamado una suba quinquenal del 44 por ciento.

Comentá la nota