El traslado de 8 modelos provocó una polémica en Aerolíneas

El traslado de 8 modelos provocó una polémica en Aerolíneas
Un director autorizó un canje de pasajes a participantes de un desfile y Jaime lo reprendió
Ainoha Aguirre, una elegante morocha de 1,72 metros, tiene una historia rara para ser modelo: nació en Barcelona, vive en la Argentina, se siente brasileña como su madre, estudió chino y habla inglés y francés. Modelo de múltiples destinos y sueños grandilocuentes -como el anhelo de entrevistar alguna vez a Carla Bruni-, es probable que Aguirre no se haya imaginado nunca a sí misma como la desencadenante de una interna en el directorio de Aerolíneas Argentinas.

Ni ella ni el resto de las 8 modelos que la empresa estatizada decidió trasladar a un reciente desfile en Viña del Mar, Chile, medida que avivó la pelea entre dos funcionarios que se disputan el control de la compañía: el ministro de Planificación, Julio De Vido, y el secretario de Transporte, Ricardo Jaime.

La historia empezó como un simple canje con una agencia de modelos y terminó, el jueves de la semana pasada, con el enojo y la incursión de Jaime en las oficinas de la compañía.

Aerolíneas funciona desde hace ocho meses con fondos públicos. La decisión de promocionar el Fashion Week Viña 09 contrasta con una drástica y reciente reducción de frecuencias a Santiago: se bajaron siete vuelos en los últimos seis meses, mientras se agregaban trayectos de cabotaje menos rentables. Y emerge, además, en medio de un proceso complicado, siete meses después de que De Vido anunciara una política de "máxima austeridad" para la empresa. Aquella vez, el 22 de julio pasado, anticipó el fin de los "pasajes de cortesía".

Juan de Dios Cincunegui, nuevo director de la firma y ejecutivo de buena relación con el empresario de aeropuertos Eduardo Eurnekian, fue quien firmó el canje de cuatro pasajes a 176 dólares cada uno, y otros cuatro con descuentos para las modelos Aguirre, Melina Pitra, Guadalupe Juárez, Julieta Maillard, Viviana Battán, Natalia Rodríguez y Ayelén Bonacina, todas del staff del empresario Leandro Rud. La contraparte, según explicó Cincunegui a LA NACION, fue la inclusión de Aerolíneas como auspiciante del desfile.

Pero los recelos aeronáuticos existen. Cincunegui es, a la luz de la interna, un hombre que responde a De Vido. Y, desde la óptica empresarial, una nueva jugada maestra de Eurnekian, que logró colocar un hombre de confianza en el directorio de su principal cliente. Enterado, Jaime no sólo lo objetó en las oficinas de Aerolíneas en la calle Bouchard, sino que ordenó que, en adelante, ese tipo de decisiones sólo podrán ser autorizadas por Julio Alak, gerente general de Aerolíneas. "El Departamento de Publicidad lo analizó y vio que era más beneficioso para la compañía canjear los pasajes que hacer publicidad -explicó Cincunegui a LA NACION-. Tuvimos promoción en el desfile y en medios chilenos y argentinos."

¿Por qué se hace promoción en un destino cuyas frecuencias se bajan?, preguntó LA NACION en el Gobierno. "Es que cayeron todas las rutas -contestaron-. Ahora, con la llegada de más aviones, se apostará fuerte por Chile."

El Fashion Week Viña 09 se hizo entre el 17 y el 19 de este mes. Pero la inquietud tras la incursión en las pasarelas chilenas perdura. Tanto que la escasa propensión kirchnerista al contacto con la prensa se esfumó por un día: LA NACION recibió ayer más de diez llamadas de funcionarios y ejecutivos preocupados por la publicación del asunto.

"Ya estoy al tanto de todo", sorprendió Leandro Rud, el dueño de la agencia de modelos, cuando atendió a LA NACION, extrañado ante tanta repercusión. "Fue un éxito. Aerolíneas salió publicada en varios medios. Nunca una empresa recibió tanto por tan poco. Hubo un gran esfuerzo nuestro. Creo que fue el mejor negocio que hizo Aerolíneas en su historia."

Damas gratis

Los problemas se dan mientras otra situación recibe críticas del sector: 12 pilotos de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas participan, en Miami, del curso para conducir Boeing 737-700, varios de ellos acompañados por sus mujeres e hijos. El hotel elegido: el Fontainebleu, un 5 estrellas recién refaccionado. Ante la consulta, en el Gobierno contestaron que se había designado el hotel por licitación, que se había conseguido tarifa promocional (US$ 139 la noche) y que las acompañantes se alojaban gratis por cortesía de la cadena. Los pasajes, agregaron, corren por cuenta de los pilotos, que reciben tickets por trabajar en la compañía. El adiestramiento durará 40 días.

Comentá la nota