Tras el triunfo, los populares buscan arrinconar al PSOE

Alentado por su victoria del domingo pasado en las elecciones parlamentarias europeas donde venció al PSOE por una clara diferencia de 3,72%, el Partido Popular se lanzó ayer a una serie de movimientos para arrinconar a los socialistas y José Luis Rodríguez Zapatero. Es el primer triunfo de los conservadores en una consulta de ámbito nacional en nueve años sobre el PSOE, que perdió por 582.515 votos.
Otro revés para los socialistas es que, en relación a los comicios anteriores de junio de 2004, han perdido más de 700.000 votos mientras que los populares sumaron más de 221.000 sufragios.

Para aprovechar la coyuntura, altos dirigentes del PP iniciaron ayer una campaña para exigir al gobierno de Zapatero el adelanto de las elecciones generales, previstas para marzo de 2012. Así lo anunció el presidente de la comunidad autónoma valenciana Francisco Camps después de que se produjera la victoria de los conservadores en los comicios parlamentarios europeos del domingo pasado.

Al mismo tiempo, la vocera parlamentaria popular, Soraya Sáenz de Santamaría y la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal reclamaron al presidente del ejecutivo y líder socialista que plantee ante el Parlamento una "cuestión de confianza". Se trata de una alternativa contemplada en la Constitución en la que el gobierno pide al Parlamento que exprese, por mayoría simple, si continúa teniendo su confianza y, por lo tanto, puede continuar gobernando. España es una monarquía parlamentaria y los gobiernos los designa el Parlamento y no el voto directo de los electores.

La dirección socialista, que se reunió para valorar los resultados de las elecciones, respondió desafiando a los conservadores a que presenten ante los diputados una "moción de censura", que debe ser aprobada por mayoría absoluta, en la que además de reclamar la caída del Ejecutivo tiene que presentar un candidato a sustituir al presidente cuestionado y también un programa de gobierno. Con la relación de fuerzas que existe en la Cámara de Diputados es imposible que los populares logren en estos momentos el triunfo de una moción de censura ya que no tienen aliados que los respalden para reunir los 176 votos necesarios.

Durán y Lleida, uno de los más importantes dirigentes de Convergencia y Unión, los nacionalistas catalanes inspirados por Jordi Pujol pidió al PP que se animara a presentar la moción de censura para así poder "demostrar" que, además de haber afianzado su liderazgo en las elecciones de ayer, su formación dispone de un programa alternativo para hacer frente a la crisis económica. Aclaró que si el PP presenta esa moción, su fuerza política se abstendría.

El PP sostiene que Rodríguez Zapatero debe "demostrar a los ciudadanos si tiene la capacidad, las ideas y los apoyos para poder gobernar el tiempo que le quede".

Al finalizar la reunión de la ejecutiva socialista, la secretaria de organización, Leire Pajin, dijo que la si los ciudadanos hubieran querido realmente lanzar un "mensaje contundente" y "cambiar alguna tendencia", la participación habría sido mucho mayor que el 46%. Advirtió al PP que "se equivocará" si hace una lectura del resultado en clave nacional.

Añadió que "en democracia no hay reválidas. Hace un año, una mayoría dijo que gobernara el PSOE. Estas elecciones son europeas y deben ser leídas en clave europea". Y explicó que el PSOE perdió por la escasa movilización de su electorado y el fuerte impacto de la crisis, que vive su momento "más duro".

La dirigente popular María Dolores de Cospedal aseguró que "si hoy fuera el día después" de unas elecciones generales, "estaríamos hablando de mayoría absoluta del Partido Popular", señalando que Zapatero, reelegido para cuatro años en marzo de 2008, ha perdido apoyos tanto "en la calle" como en el Parlamento".

Comentá la nota