Tras el sorpresivo giro de la causa, la Fiscalía pone más sabuesos

No encontraron rastros de pólvora en las manos del empresario periodístico que fue encontrado muerto. Este dato desinfla la hipótesis de un suicidio, pero no lo descarta. Ponen más fiscales a investigar.
La página de Agencia Corrientes, el portal de internet que dirigía González Moreno permanece desactivado. El día de las elecciones fue pirateado. Según se supo el hermano del empresario fallecido se haría cargo de la firma.

La muerte de González Moreno, que salpica con sangre a la política local, sumó ayer un dato (novedoso y polémico) que alimenta la intriga y pone en una incomoda posición a quienes se apresuraron a formular conjeturas sin pruebas. El caso dio un sorpresivo giro desinflando la hipótesis del suicidio, ahora también se investiga si el empresario periodístico -que fue encontrado con un tiro en la cabeza- no fue víctima de un homicidio.

Sucede que una pericia -que suele ser clave- arrojó un resultado negativo para sustentar la hipótesis del suicidio. No encontraron restos de pólvora en las manos de Nani González Moreno, de tal modo que es posible suponer que el joven empresario no se disparó a la cabeza como se creía desde un principio.

La prueba (popularmente llamada de parafina, aunque técnicamente no es el nombre) puede fallar. La confiabilidad del resultado de esa pericia depende de muchos factores, entre ellos el cuidado con que se toma la muestra, pero el margen de error es bajo, coincidieron los especialistas. Lo cierto es que el fiscal que entiende en la causa (doctor Guillermo Barry) admitió que no encontraron polvora en las manos de González Moreno, que fue hallado muerto, dentro de su auto, en medio de un campo en el departamento de Goya.

La confirmación de este dato, que se venía manejando en forma reservada, sacudió el escenario social y profundizó la incertidumbre sobre la verdad de los hechos que determinaron la muerte de Hernán González Moreno, un empresario periodístico (dueño de Agencia Corrientes) vinculado al Gobierno provincial.

González Moreno, que estaba imputado en una causa por presunto peculado en la distribución de la publicidad oficial, fue también el que denunció por enriquecimiento ilícito y evasión tributaria al candidato Ricardo Colombi (hoy gobernador electo).

El protagonismo que tenía el joven empresario y su roce con la política hace que su deceso, por sí misterioso, esté cargado de intrigas. Para colmo, en medio de la investigación el caso -que todavía no tiene carátula definida- cambia de curso. Se creía que era un suicidio y ahora no están seguros.

La tribulación alcanza a la Justicia, puntualmente al Ministerio Público que se vió en la obligación de poner más fiscales para profundizar la pesquisa.

El fiscal general del Superior Tribunal de Justicia, el doctor César Sotelo que el sábado pasado -al día siguiente de la muerte- anticipó que se trataba de un suicidio y conjeturó -al aire por Radio Mitre- que González Moreno se pudo haber quitado la vida por temor a enfrentar a la Justicia, ahora tuvo que designar más personal para que ayude en la investigación al fiscal de Instrucción Nº 2 de Goya Guillermo Barry.

Sotelo mandó a dos de sus sabuesos más confiables, los fiscales capitalinos Buenaventura Duarte (oriundo de Goya) y Marcelo Chaín.

"Hay que hacer una investigación más profunda y vamos a colaborar con el fiscal Barry", dijo hoy el fiscal de Instrucción Nº 1 de la ciudad de Corrientes, Buenaventura Duarte. En declaraciones a FM Sudamericana señaló que "no solamente en la mano puede quedar restos de pólvora, también puede ser en la ropa o en el cabello".

Por otra parte aclaró, "todavia no tengo la confirmación si se detectó cocaína en sangre y nariz de la víctima". Esta información -la presencia de droga- fue divulgada por un periodista porteño (de TN y Radio Mitre), el mismo con el que César Sotelo se apresuró a decir que González Moreno se suicidó para no ir preso en la causa de publicidad.

" Hay que tratar de rehacer el hecho histórico. Hay que tener en cuenta cómo se suicida la víctima. Hay que hacer un estudio mas profundo de este caso. El fiscal Barry está trabajando muy bien y voy a colaborar con él", dijo ayer Buenaventura Duarte.

A todo esto el fiscal Guillermo Barry tenía previsto tomarle declaración testimonial a Lisandro Mantilla, el primo de Hernán González Moreno. La familia del empresario (que vive en Buenos Aires) reniega de la hipótesis del suicidio y le pidió al abogado correntino Marcos Maidana que siga de cerca la investigación.

El abogado dijo, en declaraciones a la prensa, que González Moreno no tenía perfil suicida, aunque admitió que había recibido llamados intimidatorios. (Ver aparte)

Mientras tanto en el Juzgado de Instrucción Nº 2 de Goya, a cargo del doctor Carlos Antonio Balestra, a partir de hoy comenzarán a tomar declaración a testigos claves en la causa. Están citados el jefe de los custodios del gobernador Arturo Colombi y también el director de Información Pública, José Luis Zampa.

Por lo que se sabe la custodia del mandatario y funcionario fueron los primeros en llegar a la estancia "El Rincón" -a 60 kilómetros de la ciudad de Goya- donde hallaron muerto a González Moreno.

Comentá la nota