Tras la revelación de El Diario El Municipio busca determinar por qué se secaron las napas

Obras Públicas inició un relevamiento en la zona Carabassa. El country al que apuntan los vecinos lanzó una encuesta para conocer la opinión del barrio y la identidad de los denunciantes.
El Municipio comenzó un relevamiento de la zona de Carabassa, donde los vecinos denunciaron la falta de agua en las napas y apuntan como responsables a las siete lagunas artificiales construidas por el emprendimiento urbanístico Pilará. El trabajo está encabezado por Obras Públicas que investiga las causas de la falta de fluido.

En tanto, desde el emprendimiento se defienden asegurando que nada tienen que ver con el barrio afectado y lanzaron una especie de encuesta en la zona en la que preguntan, entre otros puntos, si "conocen a los vecinos nombrados en la nota" publicada por El Diario.

Asimismo, el vocero de Pilará aseguró que el la falta de agua responde a "errores técnicos en la perforación de los pozos de las casas".

En la mañana de ayer, tras enterarse a través de El Diario sobre la denuncia pública de los vecinos del barrio Carabassa que señalan sobre la sequía en las napas de agua, el secretario de Obras Públicas, Mariano Grimaldi, aseguró que trabajan para descifrar las causas de la situación.

A su vez, el funcionario municipal aseguró que las lagunas construidas por Pilará están autorizadas por el ente provincial que tiene jurisdicción y autoridad sobre los permisos hídricos.

En tanto desde Medio Ambiente aseguraron que se comunicaron con el ente bonaerense para tener detalles sobre esas autorizaciones y solicitar una inspección del área correspondiente.

Polémica

Según contaron varios vecinos del barrio Carabassa, desde hace poco más de un mes comenzaron a sufrir un problema de falta de agua a causa de la sequía de las napas más próximas a la superficie.

Los frentistas señalaron que a pesar de la falta de lluvias, en 30 años nunca habían vivido un hecho similar y apuntan como posible responsable de las napas secas al emprendimiento Pilará, que creó siete lagunas artificiales a las que acusan de acaparar el agua de las vertientes.

El relato de al menos cinco vecinos señala que cada uno de ellos notó la escasez de agua en sus casas y recurrió a cambiar el motor bombeador, cueros y hasta caños, pensando que allí radicaba el problema.

Pero tras encontrarse y contarse la problemática entre sí, se dieron cuenta que el mal que los aquejaba era general en la zona y no en sus viviendas.

Los propios frentistas calificaron la situación como un hecho poco común y apuntaron las miradas al emprendimiento privado que en sus 380 hectáreas creó siete espejos de agua.

Los frentistas sobrellevan la problemática obteniendo agua de aquellos pocos que aún tienen pozos con molinos de viento los cuales alcanzan profundidades de 30 a 40 metros, pero estos también temen que se sequen las napas.

Problema regional

Fuentes oficiales contaron a El Diario que tanto en el Parque Industrial como en las quintas de los alrededores y hasta desde el lado de la localidad de Los Cardales, el problema de la falta de agua en las napas superficiales es similar al del barrio Carabassa.

El emprendimiento se defiende

Pilará no cree en las denuncias de los vecinos.

El gerente de Pilará, Luis Lamon, señaló que el emprendimiento "nada tiene que ver con la sequía de las napas".

El empresario lanzó una encuesta entre los frentistas en la que preguntaba "si conocen a los vecinos que se nombran en el artículo de El Diario", quienes denunciaban la succión de agua para los siete lagos del complejo.

"Quiero saber si en verdad son vecinos de la zona ya que no aparecen sus apellidos y denuncian sólo con el nombre de pila", explicó Lamon.

La encuesta indaga sobre "si han tenido problemas con el agua" y termina solicitando a los vecinos que expliquen cómo ha impactado en sus vidas el proyecto Pilará.

Lamon señaló que es imposible que el emprendimiento afecte al barrio Carabassa.

"El barrio que afecta a Pilará es Los Grillos y no Carabassa, éste es un barrio al que le damos trabajo a mucha gente y que a raíz de la nota yo personalmente pregunté si habían tenido inconvenientes y nadie tuvo", contó Lamon, que agregó: "nosotros ayudamos mucho al comedor de Los Grillos con cosas concretas diarias y no sólo con palabras y entonces nos comunicamos con la gente de ahí y formalmente me gustaría que se diga si las cosas que se dicen en la nota son ciertas porque en este mundo muchas cosas se inventan".

El empresario remarcó que la escuela que se dice podría ser afectada está muy lejos del emprendimiento y hasta detalló que el barrio Carabassa está detrás de la tosquera de "Porotito López" y no de los lagos de Pilará. "Yo no soy técnico, soy deportista y estoy a cargo del emprendimiento. Pero bueno, me interesé por el tema y el problema puntual de la falta de agua es que las napas están muy bajas por la sequía y no por que afecten los lagos de Pilará", señaló y explicó que el emprendimiento no usa bombas para sacar agua.

A su vez, Lamon dijo que los pozos están mal hechos y disparó "es más fácil echarle la culpa a otro y más si alguien los incentiva para que lo hagan. Y eso es lo que notamos".

Tras remarcar que los lagos están hechos con permisos hídricos, reiteró: "Pilará no tiene nada que ver con Carabassa, sí con el barrio Los Grillos y todo el mundo trabaja acá, por lo tanto no creo que estén disconformes. Además, apoyamos el comedor y estamos en permanente contacto con los vecinos y si hubiésemos causado un problema nos hubiésemos enterado por nosotros y nos enteramos por El Diario. Me pareció raro", cerró el empresario.

Comentá la nota