Tras un repunte pasajero, volvió a frenarse el consumo en junio

Las ventas de la canasta básica cayeron 0,2% y la reactivación se espera sólo para fines de año
Después de los tibios signos de recuperación de los últimos meses, el consumo volvió a frenarse en junio. De acuerdo con un relevamiento privado, en el último mes, las ventas medidas en volumen de la canasta básica -alimentos, bebidas, artículos de limpieza y tocador- registraron una baja interanual del 0,2%, lo que cortó la racha positiva que se había iniciado en abril.

La baja de junio fue la segunda del año, según la medición hecha por la consultora especializada en consumo masivo CCR, aunque igualmente el primer semestre del año cerró con un dato positivo del 0,7 por ciento. Las perspectivas para la segunda mitad del año, igualmente, no son demasiado optimistas. En CCR trabajan con dos escenarios posibles como balance final de 2009. En el primero, el mercado total de la Argentina cerraría con una suba del 1,5%, frente al 5,5% que se había registrado en 2008. En el segundo escenario, no habría crecimiento y el volumen del año se ubicaría en los mismos niveles que en el ejercicio anterior. El freno de la actividad no es un dato menor: el consumo fue uno de los pilares del modelo económico que impulsa el Gobierno.

"En junio, se combinó la incertidumbre electoral con el efecto gripe , que termina desalentando el consumo. Para la segunda mitad del año, no vemos grandes cambios en las conductas de los consumidores, ni para arriba ni para abajo. Está claro que, después de los niveles de crecimiento que venía teniendo el consumo en los últimos años, en 2009 hay una desaceleración muy marcada, aunque tampoco se puede hablar de un escenario catastrófico como era el previo al estallido de la convertibilidad", señala Guillermo Oliveto, director de CCR.

En la consultora destacan, además, como otro dato positivo que el mercado local no haya dado señales de una precarización extrema, con un vuelco de los consumidores hacia las marcas más baratas; de hecho, las marcas premium mantuvieron su participación de mercado.

La visión no demasiado alentadora para el semestre que recién comienza es compartida por los principales canales comerciales, que no vislumbran, por lo menos en el corto plazo, una reactivación en las ventas. "Si bien en las últimas semanas tuvimos un veranito de ventas como producto de la gripe A y de que mucha gente está saliendo menos y, por lo tanto, consume en el hogar, el segundo semestre del año se presenta muy duro. En nuestro caso, vamos a continuar con algunas aperturas de nuevos supermercados, pero no podemos perder de vista que las ventas están muy traccionadas a fuerza de promociones y de descuentos", explicaron en Carrefour.

Fin de año

El diagnóstico es compartido por los autoservicios chinos. "Con algunas excepciones muy aisladas de categorías ligadas a la gripe A, como el alcohol, la lavandina o los desinfectantes, en las bocas de proximidad, como los autoservicios, se nota una retracción muy marcada en el volumen de ventas. El dato positivo es que esta baja en la actividad se está convirtiendo en la mayor barrera para frenar los aumentos de precios, ya que muchas empresas se dan cuenta de que, por más que obtengan la autorización oficial, la demanda no está en condiciones de absorber un nuevo incremento", señaló el secretario de la Cámara de Autoservicios y Supermercados Chinos (Casrech), Miguel Calvete.

Los mayoristas, por otra parte, apuestan a una reactivación de las ventas hacia fin de año. "Hasta que no se reacomode el panorama político, las ventas van a seguir amesetadas y a lo sumo esperamos una mejora hacia el último trimestre del año, de la mano de las fiestas y la llegada del calor, que siempre le da un impulso extra a la demanda. Además, confiamos en que 2010 será un año mejor que éste, básicamente porque prevemos una mayor estabilidad política y una recuperación del campo después de las fuertes sequías de los últimos meses", señaló Alberto Guida, presidente de la Cámara Argentina de Distribuidores de Autoservicios Mayoristas (Cadam).

Hay algunos que ganan por la gripe

* Junio fue, decididamente, un mes olvidable para los supermercados, aunque no todas las categorías sufrieron los efectos de la crisis. Varios rubros de limpieza lograron esquivar la recesión y registraron, en el último mes, subas en sus ventas superiores al 40 por ciento. En todos los casos, los incrementos se explican a partir de los temores de los consumidores ante el avance de nuevas enfermedades. De esta manera, se explica que las ventas de insecticidas hayan crecido un 56%, mientras que los pañuelos descartables tuvieron un alza del 47 por ciento.

Comentá la nota