Tras el reclamo popular, en Río Mayo esperan al ministro Pérez Catán

Luego de un año en que recibió duras críticas, tanto de la oposición como de sus propios concejales del Provech, el intendente de Río Mayo terminó 2008 con una movilización frente al edificio comunal de trabajadores de la construcción y de decenas de vecinos que se solidarizaron. El mandatario insiste en que “no pasa nada”, mientras que para la semana que viene no se descarta la presencia de autoridades políticas de Chubut.
La tranquilidad en Río Mayo está alterada y no sólo por cuestiones políticas. Los trabajadores de la construcción se movilizaron el martes de esta semana y, con quema de cubiertas, pidieron la presencia del ministro provincial de Gobierno, Máximo Pérez Catán.

El reclamo se originó a raíz del pedido de un grupo de obreros de la construcción quienes venían solicitando una mayor ejecución de obras públicas y, ante la falta de trabajo, le pidieron al intendente Rubén Fri por el pago de una ayuda económica de 500 pesos.

Hubo quema de cubiertas, cortes de calles y finalmente una toma pacífica de las instalaciones del Concejo Deliberante. Los concejales Paola Santos, Alberto Mazquiarán (Proyección Vecinal Chubut), Alejandro Avendaño, Nelson Torres y Ana Woolf (Partido Justicialista) estuvieron presentes en el lugar, no así el intendente Fri, y se obtuvo, luego de varias horas, el compromiso del ministro de Gobierno y Justicia, Máximo Pérez Catán, de concurrir al pueblo la semana entrante.

Al respecto el ministro de Gobierno de Chubut, Máximo Pérez Catán, aclaró: “en este tipo de situaciones hay que separar los reclamos políticos de aquellas demandas de un grupo de trabajadores, a los cuales el gobierno va a asistir desde el área Social de la provincia”.

“De hecho, el mismo martes de la protesta se acercó al lugar el actual interventor de Aldea Baleiro, Mariano Almirón, quien habló personalmente con los trabajadores de la construcción que originaron la movilización y se avanzó en una solución”, indicó Pérez Catán.

Sin embargo, el ministro agregó: “acá también todo se mezcló con una denuncia política que realizó el referente del ARI (Norberto) Lami y las críticas de concejales, pero el reclamo de base fue la estabilidad laboral de los trabajadores y ese fue el eje de la cuestión para la provincia”.

Pérez Catán enfatizó: “que nadie tenga dudas de nuestra llegada a la localidad, porque si la situación se complica aún más yo voy a ir cuando sea necesario, pero me parece que antes hay que separar la paja del trigo”.

PARA FRI “NO ES MUY GRAVE”

Ayer el intendente de Río Mayo, Rubén Fri, reconoció que en su localidad hubo un reclamo con quema de cubiertas, pero también dijo: “son 20 o 25 personas que no están de acuerdo con algunas medidas que tomamos en el municipio y algunos se aprovechan para hablar de destitución o desafuero”.

“La realidad es que la situación no es muy grave y tiene más detalles políticos que otros reclamos al municipio puntualmente. Hay cosas que se están haciendo bien y otras que aún falta terminar, pero nosotros en la comuna seguimos trabajando para la comunidad riomayense que fue, en definitiva, la que nos votó”, sostuvo el jefe comunal.

Comentá la nota