Tras protestar, los recolectores se quedarán en el gremio de Moyano

En medio de fuertes presiones, impusieron su poderío a los concejales. Con bombas, insultos y mucho ruido, lograron que les garanticen su pertenencia al sindicato liderado por Pablo Moyano. Dijeron que hoy irán a ver al intendente para exigirle terrenos para la construcción de viviendas
A un año de que le vaciaran dos camiones de basura en la puerta del Municipio al intendente Juan Jure, ayer el sindicato de los recolectores de residuos hizo una nueva demostración de poder. Unos 150 de sus trabajadores, armados con bombos, consignas de alto voltaje y bombas de estruendo se plantaron frente al Concejo Deliberante y en dos horas lograron la garantía de que no serán municipalizados, sino que seguirán perteneciendo al gremio de los camioneros.

"Si nos quedamos en el molde, mañana nos meten en el sindicato de los municipales, como quieren ellos. Estamos reclamando que se hagan cargo los políticos de todas las mentiras que están hablando de nuestro sindicato y de nuestros trabajadores", gritó a viva voz Sergio González, secretario del sindicato de los recolectores de basura Surrbac, apéndice del gremio de los camioneros, justo una hora antes de que se iniciara la sesión del cuerpo deliberativo, cuando llegaron con una estruendosa movilización.

"En ningún momento nos han llamado a firmar un acta acuerdo. Queremos que sí o sí se respete el convenio 40/89. Se han hecho actas acuerdos con empresarios, con todo el mundo y nunca estampamos la firma nosotros", se quejó el sindicalista.

"Basta de mentiras. Le digo a los políticos que con los trabajadores de Surrbac no se metan", advirtió.

Y agregó: "Necesitamos percibir los mismos salarios que tenemos y bajo ningún punto de vista vamos a ceder en el reclamo. Lo quieren tratar en una sesión a escondidas, eso da lugar a pensar que algo raro hay. Algo feo huelo yo en esto".

Y amenazó: "No vamos a dejar que sesionen una vez más, si no se nos garantiza el convenio colectivo de trabajo".

Un poco más tranquilo, González indicó que no les preocupa "en absoluto" que se estén investigando los mayores costos de Gamsur. "Estamos a disposición de la Justicia para avalar todos los sueldos y sobre sueldos que han tenido nuestros trabajadores", remarcó. Y acotó: "Acá se está desviando el tema con la excusa de que falta plata por parte de la empresa. Nunca se habló de los trabajadores. Nosotros no estamos involucrados en ningún acta acuerdo".

El gremialista también reclamó por lotes para la construcción de viviendas. Dijo: "Nos prometieron terrenos y nunca nos cumplieron. Desde la época de -Antonio- Rins. Le han dado a todos los sindicatos y no al nuestro, que ha estado enérgicamente luchando a favor del intendente".

Y dijo que no pretenden un porcentaje de la empresa. "Sólo queremos que se respete el convenio", subrayó.

"Es el intendente,

no lo voy a atender"

Mientras el secretario de Surrbac, Sergio González, se paseaba de un lugar a otro, primero en frente del Concejo y después en su interior, no paraba de sonar su celular. Y se le escuchó decir: "Es el intendente, no lo voy a atender".

Sin embargo, cuando pasaron los minutos cambió de actitud y ante la mirada atenta de la prensa y varios testigos le dijo al jefe comunal Juan Jure: "Se acabó la relación entre el intendente y Surrbac. Me cansé de llamarte hermano… ya no te hagás drama. La recolección nosotros la tenemos que hacer sí o sí. Que venga la empresa que venga, no me interesa, pero queremos lo que nos corresponde".

Luego participó en el mismo pasillo del Concejo de una mini reunión con los presidentes de los bloques de Unión por Córdoba, Víctor Núñez, y del oficialista Río Cuarto para Todos, Gustavo Segre, ante quienes González repitió su pretensión que se dejara explícita la vigencia del convenio colectivo y reprochó: "Hasta cuándo nos van a meter el dedo en la boca los políticos".

De ahí, el concejal alonsista Juan Carlos Daita lo convenció para que se cruzara hasta la presidencia del cuerpo, donde su titular, Eduardo Yuni, previo a hacer retirar de su despacho a todos los concejales, le prometió a solas la creación de una ordenanza que ratificará la vigencia del convenio. La oferta cambió la cara del sindicalista, que a las 20 cruzó nuevamente hasta el frente de la vieja casona de la calle Sobremonte, donde sus colegas seguían haciendo repicar sus bombos, y les dijo: "Hemos venido a garantizar el convenio. Nos han prometido una ordenanza que lo va a ratificar. Por eso no vamos en son de paz".

Así fue como, los trabajadores de la basura despejaron la puerta del Concejo y dejaron, con una hora de retraso, que se iniciara la sesión.

El presidente del Concejo, Eduardo Yuni, dijo: "Siempre estuvo garantizado que esta empresa de economía mixta seguía teniendo el convenio del Surrbac. Al ser una transferencia de acciones está garantizado, porque la empresa sigue siendo mixta y ellos siguen estando dentro del gremio de los camioneros".

Seguidamente, confirmó: "Nosotros le vamos ratificar nuestro concepto de que el convenio que los rige es el 40/80. Vamos hacer una ordenanza la semana que viene, cuando se trate el tema de la transferencia de acciones -de la empresa Gamsur, de los privados al Estado municipal-.

Antes de retirase, González adelantó que hoy irán a visitar al intendente para pedirle terrenos para la construcción de 200 viviendas que ya tienen tramitada con el Gobierno nacional. Y advirtió: "No queremos que nos den los terrenos que están al lado de las 400 Viviendas. Queremos unos que están en la calle Castelli".

Comentá la nota