Tras la protesta de los estatales, se asoma la interna por la sucesión de la CGT Córdoba

Caos vehicular ayer por protesta del SEP, mientras que la virtual acefalía en el triunvirato que conduce la central obrera llevará en el futuro a obligados relevos.
Los cuerpos orgánicos del Sindicato de Empleados Públicos de Córdoba (SEP), se movilizaron ayer al mediodía por la calles del centro de la Capital en reclamo de una recomposición salarial, medida que se repetirá este viernes, aunque la falta de oportunidad en el reclamo -más allá de su validez o no- lleva a analizar que detrás de las protestas habría maniobras de posicionamiento de los dirigentes de una CGT Regional Córdoba virtualmente acéfala.

Como se recordará, esta central obrera cordobesa, tiene al frente de su conducción a la actual diputada nacional, Carmen Nebreda, representante por la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba; a Augusto Varas por la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), y a Juan Leyría, de Luz y Fuerza, mientras que es José Pihen, el titular del SEP, quien está al frente de las tareas de difusión.

Con Nebreda con las maletas armadas para ocupar una banca en diciembre próximo en la Cámara de Diputados de la Nación, y con Varas jaqueado por acusaciones penales y cuestionado por sectores de su gremio, el único integrante del Triunvirato de Conducción es Leyría, el que a su vez tiene elecciones este año en Luz y Fuerza, por lo que la CGT Regional Córdoba tendrá en un futuro no muy lejano dificultades de funcionamiento en su cúpula.

Y tanto Pihen, del SEP, como Juan Monserrat, de la UEPC -que reemplaza a Nebreda en uso de licencia en la UEPC-, tienen legitimidad de aspiraciones para poder erigirse en la nueva conducción de esta CGT, perfil que -de paso- se levanta con las protestas en reclamo de un nuevo incremento salarial a empleados públicos, más allá que los docentes todavía no percibieron dos adicionales de 50 pesos pactados con el gobierno provincial en abril pasado.

No obstante, no son Pihen y Monserrat los únicos dirigentes sindicales con aspiraciones para ocupar el sillón de Nebreda cuando ésta asuma como diputada, y el de Varas si eventualmente es procesado por la Justicia, pero si los que arrancaron levantando el perfil a través de estos reclamos de incremento salarial que, es bueno aclararlo, tampoco contarán con el respaldo de la totalidad de los gremios con representación en los estamentos estatales.

La protesta de ayer del SEP, la primera antes del paro general del viernes 14 al que se espera para saber si se sumarán los docentes, generó el clásico caos vehicular en la zona de Humberto Primo y La Cañada, frente al Ministerio de Obras y Servicios Públicos, epicentro donde estuvo focalizada la manifestación.

«Es un reclamo de recomposición salarial y es un reclamo de que el Ejecutivo cumpla con los compromisos que ha firmado en actas».

El gobierno se negó a rediscutir una mejora en los sueldos diciendo que no hay fondos más allá de lo acordado a comienzos de año, en tanto el secretario General de la Gobernación, Ricardo Sosa, expresó que con la caída de la coparticipación, la recaudación está un dos por ciento arriba, a lo que si se le saca la inflación no queda nada para repartir.

Así, en medio de la tensión entre gobierno y gremios flota la duda sobre las segundas motivaciones de los dirigentes en pugna, de índole de política sindical, al punto que desde la UEPC se pidió el aumento al día siguiente de las elecciones legislivas, cuando todavía no se habían terminado de contar los sufragios.

Comentá la nota