Tras la polémica, Lubertino fue a la DAIA y repudió "los hechos antisemitas" contra la comunidad judía

Tras la polémica, Lubertino fue a la DAIA y repudió
La titular del Inadi, María José Lubertino, quien se había trenzado la semana pasada en una polémica con la comunidad judía, llevó a la DAIA su "repudio" sobre "los hechos de antisemitismo ocurridos, que quiebran la pacífica armonía de la convivencia en la sociedad argentina".
Lubertino participó de una reunión en la sede de la DAIA -el brazo político de comunidad israelí en la Argentina- con autoridades de esa delegación y de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA).

La funcionaria nacional presentó un informe técnico donde analiza los hechos que han tomado estado público "toda vez que los mismos podrían configurar una ostensible carga prejuiciosa por motivos religiosos, étnicos, culturales y/o nacionales contra la dignidad de la comunidad judía en Argentina".

La presidenta del Inadi buscó de este modo recomponer su relación con los representantes israelíes en el país luego de que afirmara que las manifestaciones que se habían realizado en contra de Israel en la Argentina era consecuencia de la política exterior de ese país.

La funcionaria fue muy criticada por la comunidad judía por sus declaraciones en las que sostuvo que "Israel violó las leyes del derecho internacional y se le vino en contra".

Como producto de esta situación, el dirigente de Familiares y Amigos de Víctimas de la AMIA, Sergio Burstein, pidió su renuncia, y el jefe de Gabinete, Sergio Massa, consideró que "fue una frase poco feliz".

Del encuentro participaron Angel Schindel, vicepresidente de la DAIA; Miguel Angel Zechin, secretario general de la DAIA y miembro del directorio del INADI, y Julio Schlosser, secretario general de la AMIA y vicepresidente de la DAIA.

Lubertino anunció ante las autoridades de la entidades judías que, a partir del informe, el INADI realizó los días 28 y 30 de enero "las denuncias penales en los casos de los manifiestos y flagrantes hechos de antisemitismo sucedidos contra Eduardo Elsztain y la AMIA", señaló un comunicado de prensa oficial.

"Además, está solicitando la investigación policial y/o la acción judicial en todos aquellos hechos de los cuales no haya retractación y/o compromiso de no reiteración ante la advertencia o información del INADI o cuando se trate de hechos provenientes de autores/as no identificados/as", se informó.

Además, Lubertino les confirmó a los representantes de la comunidad judía que les envió cartas al dirigente oficialista Luis D'Elia y al obispo Richard Williamson "para que ratifiquen o rectifiquen los dichos citados en los medios de comunicación gráfica que podrían contener expresiones antidiscriminatorias".

Lubertino apuntó contra D'Elía porque dijo en un matutino porteño que "la comunidad judía de aquí tendría que haberse sumado a los miles de judíos que marcharon en Tel Aviv oponiéndose a la matanza y a la agresión del gobierno de derecha en la Franja de Gaza. Me gustaría verlos repudiando lo que hizo su gobierno, igual que nosotros".

Sobre el obispo Williamson, Lubertino ya había dicho que "habría realizado declaraciones que niegan el genocidio de millones de judíos y la existencia de cámaras de gas en los campos de concentración del regimen nazi".

La titular del Inadi informó que el plazo legal de respuesta es de 10 días, y adelantó que impulsará dos proyectos de ley: "uno, para sancionar penalmente la negación de la existencia de la Shoá/Holocausto, el genocidio armenio y el terrorismo de Estado implementado por la última dictadura militar argentina".

"Otro con el objetivo de que el delito de discriminación en la Ciudad de Buenos Aires sea nuevamente competencia del fuero Federal, tal como en el resto del país", afirmó.

Comentá la nota