Tras la polémica generada por sus declaraciones, Fornari renunció a su candidatura a concejal

Julio Fornari renunció a su postulación como concejal de Gálvez. Antes había recibido críticas y denuncias por decir que había que "quemar como ratas" a los habitantes de un asentamiento. Lo había hecho después de un robo a su armería.
Tras las críticas y denuncias que recibió por sus polémicas declaraciones, el vendedor de armas Jorge Fornai renunció a su candidatura a concejal de la localidad santafesina de Gálvez por el PRO. Antes, tras sufrir un robo en su negocio de venta de armas, había llamado a "unirse y quemar a las ratas que viven en el barrio de atrás", en referencia a un asentamiento de emergencia de la zona. Y agregó que allí "tienen cría todos los días".

Por sus declaraciones, Fornari se ganó el repudio conjunto de diversos sectores sociales de la provincia. Y denuncias ante el Concejo Delibertante, la Defensoría del Pueblo y el Instituto Nacional contra la Discriminación y la Xenofobia (INADI). Luego llegó la renuncia a su postulación: estaba sexto en la lista de concejales del PRO para las elecciones del 27 de setiembre.

El ahora ex candidato había formulado sus polémicas declaraciones ayer al canal de televisión de Gálvez, ciudad ubicada 126 kilómetros al noroeste de Rosario, en el departamento de San Jerónimo.

"Hay que unirse y quemar a las ratas que viven en el barrio de atrás (...). Voy al frente", había afirmado el dirigente del PRO. "Me robaron otra vez. Esta gente es como las ratas, tienen cría todos los días. Voy al frente, hay que prenderle fuego, es la única forma de competir con ellos", había añadido.

En medio del repudio de distintos sectores sociales, autoridades municipales se encargaron de acusar al vendedor de armas ante la Defensoría, el Consejo Deliberante y el INADI por discriminación e incitación a la violencia.

Antes de la renuncia a la candidatura, el intendente Mario Fissore había criticado los dichos de Fornai: "Esto no ayuda a la convivencia democrática ni afianza el Estado de Derecho que uno defiende permanentemente (...). Que se inste a más violencia no ayuda. Estamos tratando de aportar en lo que podemos, pero declarar que hay que quemar un barrio con toda su gente es una cosa muy desgraciada que no puede estar en la mente de ninguna persona y menos de la que quiera exponerse a la voluntad popular para lograr una banca".

Un hecho de características semejantes ocurrió hace unos días en la ciudad de Arroyo Seco, también en Santa Fe, donde el titular del Concejo Municipal, Miguel Angel Coradini, sugirió como solución ante la ola de inseguridad que vive la población "matar a cintazos a los pibes que se falopean y salen con el revólver a delinquir".

Comentá la nota