Tras los pasos de Chávez, Evo Morales promulgará una nueva Constitución.

Tras los pasos de Chávez, Evo Morales promulgará una nueva Constitución.
Luego del triunfo en el referendo, el mandatario de Bolivia tiene vía libre para reformar la Carta Magna. La reelección presidencial y un mayor control estatal sobre la economía entran en vigor en dos semanas.
El presidente Evo Morales cumplirá hoy su sueño de promulgar una nueva Constitución plurinacional y socialista de Bolivia, piedra angular de una "refundación" prometida para sacar de la pobreza al país mayoritariamente indígena.

La carta magna, que permitirá a Morales una reelección inmediata y pondrá a Bolivia en línea con cambios socialistas ya instaurados en la Constitución de Venezuela y Ecuador, entrará en vigencia menos de dos semanas después de un referendo que confirmó un amplio respaldo al proceso liderado por el mandatario indígena.

El gobernante firmará la Constitución en su primera aparición pública desde que el martes pasado se sometiera a una varias veces pospuesta operación en la nariz.

Aprobado con más de 61% de los votos válidos en el referendo del 25 de enero, el cambio constitucional dará más poder a los indígenas, permitirá autonomías regionales, prohibirá latifundios y consolidará el control estatal sobre la economía, en especial sobre inmensas riquezas de gas natural.

Pero el masivo respaldo y la concertación de gran parte del contenido del nuevo texto parecen haber sido insuficientes para aplacar la resistencia de radicales líderes regionales, que tras el referendo han pedido un pacto político nacional.

"El pacto es la nueva Constitución. Si quieren pacto sólo puede ser para aplicarla, no para modificarla", dijo Morales en varios discursos posteriores a la consulta, proclamando que el tiempo del debate constitucional había terminado.

La nueva Constitución boliviana será promulgada en un acto callejero en la vecina ciudad de El Alto, urbe aymara que suele apoyar incondicionalmente a Morales, líder indígena que compensa con creces el rechazo de cuatro distritos de tierras bajas con un gran apoyo en los cinco departamentos andinos.

El Gobierno dijo que el secretario general de la Organización de Estados Americanos, José Miguel Insulza, y la premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, serán los invitados de honor en el acto de "refundación", en el que desfilarán delegaciones de los 36 pueblos indígenas bolivianos.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció que enviará a su canciller, según un comunicado emitido en Caracas. Chávez, el principal aliado internacional del mandatario boliviano, "felicitó a (...) Morales tanto por su impresionante recuperación como por la inminente aplicación de esta Carta Magna construida junto al pueblo", agregó el comunicado.

Los desafíos

Bolivia enfrentará grandes desafíos políticos con la entrada en vigencia de la nueva Constitución, habida cuenta de que el voto mayoritario por el cambio tiene todavía un frente de resistencia, dijo en analista Guido Riveros.

"La aplicación del cambio exige una actitud muy prudente tanto del Gobierno como de la oposición. Tomando en cuenta los antecedentes de polarización, hay que hacer esfuerzos para perfeccionar los acuerdos que hasta ahora se han logrado", dijo Riveros, quien dirige un instituto de investigaciones políticas.

Recordó que Bolivia ha vivido experiencias muy dramáticas de choques políticos en los últimos años, "pero al mismo tiempo ha llegado a esta nueva Constitución por un diálogo de última hora que mostrado que hay alternativas frente a la polarización".

El nuevo texto, primero en la historia boliviana que pasó por un referendo, quedó listo para la consulta popular en octubre, cuando un Congreso Nacional cercado por campesinos oficialistas alcanzó el pacto que recogió en gran parte las demandas de autonomías y otras impulsadas por la derecha.

La nueva Constitución manda al Congreso aprobar en 60 días un nuevo régimen electoral, de cara a comicios generales anticipados que se efectuarán en diciembre

Comentá la nota