Tras la oficialización de la tolerancia cero para menores Empresario denuncia atropello de inspectores en una clausura

Fue tras el cierre del local Ronin. Allí, había una menor que había ingresado al lugar con un documento falso. El responsable del local lanzó: "iban a clausurar a cualquier precio".
A través de una carta enviada al intendente Humberto Zúccaro el propietario del restobar Ronin, Blas Díaz, denunció haber sido "sometido a un atropello" por parte de inspectores municipales.

El empresario de la noche cuenta en el escrito cómo se dio la clausura de su local nocturno a raíz de la presencia de una menor que había ingresado con un documento falso.

Aseguró que se cometieron "irregularidades que van desde abuso de autoridad, violación de los deberes de funcionario público, violación de los derechos constitucionales, daño comercial irreparable, daño de imagen empresarial y daño moral".

Según cuenta en su escrito el bolichero, la causa de la clausura se habría dado porque "los inspectores tenían como consigna clausurar a cualquier precio un local donde se encontrara un menor".

Si bien el propio empresario reconoce que la ley "hay que cumplirla", asegura que su local está exento de la responsabilidad de que esa menor estuviese en el lugar, ya que la presentación de un documento falso excede las facultades e idoneidad del personal de su comercio.

Además, Díaz señaló que la situación también sobrepasa las facultades de los inspectores municipales ya que la justicia no se expidió al respecto y sin embargo los agentes comunales realizaron un acta de infracción afirmando que el documento presentado por la supuesta menor era "apócrifo".

"Intendente, este hecho aconteció delante de toda la concurrencia del local, con lo cual todos los jóvenes presentes presenciaron el atropello al que fuimos sometidos por una comisión municipal que dictó una ley, la interpretó, juzgó y aplicó sentencia, sin que pudiéramos hacer nada para evitarlo", expresó el empresario.

La dura carta de Díaz -presidente además de la Cámara Empresarios Gastronómicos, Hoteleros y de la Actividad Nocturna de Pilar-, que denuncia abuso de autoridad de los agentes municipales, cierra haciendo una comparación con los años del proceso y pide "salvaguardar la democracia".

El resto

En tanto, en el resto de los empresarios de la noche se nota una ambigua sensación de aceptación y preocupación por las medidas impuestas por el gobierno comunal sobre la tolerancia cero.

Es que además de la cantidad de jóvenes que no podrá ingresar a los locales nocturnos, se le sumó la orden de reducir el horario de venta en las barras y hasta la posibilidad de convocar a los clientes a través de distintos espectáculos públicos.

Entre algunos de los propietarios no cayó del todo bien el discurso del jefe comunal que aseguran se refirió a los bolicheros en forma "amenazante y despectiva".

Pero de todas formas quienes invirtieron en el corredor nocturno, acatarán la ordenanza vigente, con dudas, disconformidades y algunas coincidencias, pero respetarán la disposición del Municipio.

Comentá la nota