Tras meses de tensión, se acercan las dos Coreas

Se celebró el primer encuentro en dos años
SEUL.- El funeral del ex presidente surcoreano Kim Dae-jung, que obtuvo el Premio Nobel de la Paz en 2000 por sus esfuerzos por reconciliar a la dividida península, fue marcado por las primeras negociaciones de alto nivel entre Corea del Norte y Corea del Sur en dos años.

En un clima de distensión que reavivó la esperanza de un descongelamiento en las relaciones entre ambos países, el presidente surcoreano Lee Myung-bak se reunió ayer con una delegación de funcionarios enviados por el líder norcoreano Kim Jong-il.

Los funcionarios le entregaron al presidente surcoreano un mensaje del líder comunista, en lo que fue la primera comunicación entre Seúl y Pyongyang tras meses de creciente tensión.

"La delegación del Norte presentó un mensaje verbal de Kim Jong-il sobre los progresos de la cooperación intercoreana", dijo el vocero presidencial de Corea del Sur, Lee Dong-kwan.

El presidente surcoreano calificó el encuentro de "sincero y amable" y pidió a la delegación norcoreana que transmitiera los "principios firmes y consistentes" de la política gubernamental surcoreana.

"No hay ningún problema que no pueda ser resuelto si Corea del Sur y Corea del Norte llevan adelante un diálogo honesto", añadió Lee.

Por su parte, los funcionarios enviados por Kim Jong-il se mostraron satisfechos con la reunión y expresaron su esperanza de que conduzca a una mayor cooperación entre el Norte y el Sur.

"Me voy con buenas sensaciones", declaró Kim Ki-nam, uno de los funcionarios enviados por el líder norcoreano.

La reunión se produjo horas antes del funeral del ex presidente surcoreano y la delegación de Corea de Norte partió a su país sin participar de los homenajes.

Funeral de Estado

Unas 20.000 personas se reunieron ayer en la explanada ubicada frente al Parlamento de Corea del Sur para participar del funeral de Estado de Kim Dae-jung, defensor de la democracia e impulsor de la reconciliación con Corea del Norte.

El ex presidente, al que muchos llamaban "el Nelson Mandela de Asia", murió el martes pasado a los 85 años. Pasó gran parte de su vida política en prisión y bajo arresto domiciliario.

En su última entrevista con la BBC, el 10 de julio pasado, Kim había criticado duramente la política "sin reuniones" del presidente Lee con Corea del Norte.

En esa oportunidad, había invitado a Estados Unidos a darle "otra oportunidad" a Pyongyang a través del diálogo. "Jamás ocurrió en la historia que un régimen comunista se haya caído por las sanciones económicas, la única vía es el diálogo", había declarado el ex mandatario.

Comentá la nota