Tras 8 meses, empiezan a pagar la deuda por obras

El gobierno municipal comenzó a cancelar los 15 millones que se generaron en la gestión anterior. Se distribuyeron 1.200.000 pesos entre febrero y marzo. Los pagos se extenderían durante más de un año.
Des­pués de 8 me­ses, el go­bier­no mu­ni­ci­pal co­men­zó a pa­gar la deu­da de 15 mi­llo­nes de pe­sos que de­jó la ges­tión de Be­nig­no Rins por el plan de obras pú­bli­cas. En­tre fe­bre­ro y mar­zo, se can­ce­la­ron 1.200.000 pe­sos, es de­cir, el 8 por cien­to del to­tal. Han em­pe­za­do a co­brar tan­to las em­pre­sas que tra­ba­ja­ron por fue­ra del es­que­ma de la em­pre­sa mix­ta Vial co­mo tam­bién las cons­truc­to­ras que in­te­gran esa so­cie­dad.

El Mu­ni­ci­pio ha­bía de­ja­do de pa­gar­le a la Vial en ju­nio de 2008. En­ton­ces, ni bien asu­mió el in­ten­den­te Juan Ju­re, dis­pu­so fre­nar el plan de obras has­ta tan­to pu­die­ra can­ce­lar la deu­da de 15 mi­llo­nes que fue ge­ne­ra­da en la ges­tión an­te­rior. Los pro­vee­do­res que tra­ba­ja­ban por fue­ra de la mix­ta co­bra­ron has­ta sep­tiem­bre y, des­de en­ton­ces, no re­ci­bie­ron nin­gún pa­go. El se­cre­ta­rio de Eco­no­mía, Gui­ller­mo Ma­na, em­pe­zó en fe­bre­ro con las em­pre­sas que es­ta­ban afue­ra de la Vial y les en­tre­gó 600 mil pe­sos. En mar­zo, tam­bién la mix­ta co­men­zó a re­ci­bir fon­dos.

Si si­gue a ese rit­mo, el go­bier­no ter­mi­na­rá de can­ce­lar el va­lor no­mi­nal del pa­si­vo re­cién en mar­zo de 2010. Eso, sin con­tar los in­te­re­ses que de­be­rán de­ter­mi­nar­se por la mo­ra.

Has­ta en­ton­ces, si el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía de la Na­ción no au­to­ri­za la nue­va emi­sión de tí­tu­los por 15 mi­llo­nes de pe­sos, el Mu­ni­ci­pio ten­drá una ca­pa­ci­dad muy li­mi­ta­da pa­ra ha­cer obras pú­bli­cas.

Ma­na ex­pli­có ayer de dón­de es­tán sa­lien­do los fon­dos pa­ra la deu­da: “El Mu­ni­ci­pio tie­ne el Fon­do de Obras Pú­bli­cas que va com­ple­to al fi­dei­co­mi­so. El pri­mer ob­je­ti­vo de esos fon­dos es pa­gar­les a los te­ne­do­res de tí­tu­los que nos ade­lan­ta­ron 35 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra las obras. Una vez que se can­ce­la esa obli­ga­ción men­sual, lo que so­bra lo em­pe­za­mos a apli­car al pa­go de las deu­das que te­ne­mos. El mes pa­sa­do pu­di­mos des­ti­nar 600 mil pe­sos a las cons­truc­to­ras y es­ta se­ma­na se­rán otros 600 mil. He­mos dis­tri­bui­do 1.200.000 pe­sos en­tre to­das las em­pre­sas”.

En el go­bier­no no ase­gu­ran que se pue­da man­te­ner el rit­mo de pa­go de los dos úl­ti­mos me­ses. Es que ene­ro y fe­bre­ro sue­len te­ner re­cau­da­cio­nes que es­tán por en­ci­ma de la me­dia por­que el pa­go úni­co ele­va las ci­fras. Sin em­bar­go, Ma­na es­ti­mó que, si los in­gre­sos no caen, el go­bier­no po­dría can­ce­lar, al me­nos, 500 mil pe­sos por mes.

El se­cre­ta­rio de Eco­no­mía quie­re fi­jar un cro­no­gra­ma pre­vi­si­ble de cum­pli­mien­to pa­ra que los pro­vee­do­res ten­gan la cer­te­za de co­brar re­gu­lar­men­te.

Comentá la nota