Tras 17 meses de caída, la industria textil inició su recuperación y espera crecer en 2010

Las restricciones a las importaciones y el Programa de Recuperación Productiva, implementados por el Gobierno nacional, han protegido a la industria textil tucumana de la crisis financiera internacional.
La industria textil de Tucumán experimentó un importante incremento en su actividad durante el último trimestre del año pasado. De esta manera, el sector comenzó el año con expectativas de recuperación, después de 17 meses durante los cuales se registró una profunda desaceleración en la fabricación y en comercialización de los hilados, acentuada por la debacle financiera internacional.

Las restricciones a las importaciones implementadas por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner contribuyeron a que la industria textil tucumana recupere parte del terreno perdido desde 2008 en el mercado, conservando y conquistando nuevos clientes y aumentando la actividad fabril.

Además, la vigencia del Programa de Recuperación Productiva de la administración nacional llegó a los 139.500 trabajadores del sector privado cubiertos. Se trata de un subsidio de hasta $ 600 por empleado con la condición de que la empresa resguarde su puesto. Y las metalmecánicas y las textiles han sido las más asistidas.

Sin ese programa muchas industrias no podrían estar funcionando. Dijo que de los 3.900 trabajadores que se desempeñan en la industria textil tucumana, alrededor de 1.300 complementan su salario con este aporte del Estado nacional. Esta ayuda les permite a cada fábrica textil un ahorro salarial de entre $ 200.000 y $ 500.000 mensuales, según cálculos del sector.

En este contexto, los empresarios tucumanos esperan tener un muy buen año. En diálogo con LA GACETA, Luis Salado, abogado de la Asociación Obrera Textil (AOT) y José Suhami, gerente de Santista Textil, explicaron las proyecciones los meses venideros.

"Desde hace años trabajamos exclusivamente para el abastecimiento del mercado interno y nuestra producción de hilados se vende, en su mayor parte, a Rosario y a Buenos Aires. Las restricciones a las importaciones de distintos productos redujeron el ingreso de mercadería del exterior. Esto permitió recuperar los volúmenes de comercialización. En la actualidad, estamos trabajando bien y, si la situación se mantiene, tendremos un buen año", expresó Suhami a nuestro diario.

Por su parte, el apoderado legal de la AOT en Tucumán indicó que la ayuda del Poder Ejecutivo nacional (cubre parte del salario de los operarios) permitió sostener la actividad durante la crisis. "El Ministerio Trabajo, Empleo y Seguridad Social implementó programas para subsidiar el funcionamiento del sector, y la verdad es que estos han sido muy provechosos. Por eso hemos solicitado a la administración nacional que estos subsidios se renueven hasta junio de este año, porque hay algunas empresas tucumanas a las que ya se les venció la cobertura. A la respuesta definitiva de parte del Gobierno nacional la vamos a conocer durante la segunda quincena enero, pero ya se nos ha anticipado que hay muchas posibilidades de que se apruebe nuestro pedido", comentó el abogado de los obreros textiles.

Según Salado, esta ayuda permitiría que la producción textil de Tucumán se estabilice durante 2010. Al respecto, Suhami destacó que durante este año, en general, no está previsto invertir en modernización de maquinaria ni en ampliaciones, lo cual se realizará recién en 2011, aseveró. "Para poder invertir es preciso consolidarse. Y eso es lo que buscaremos hacer este año", informó.

Situación laboral

En la provincia funcionan seis empresas textiles que ocupan entre 3.800 y 3.900 trabajadores, según comentó Salado.

Las empresas textiles son Alpargatas, Cabex (ex Santista y ex Grafa), Tecotex, Hispania y Pol Ambrosio 1 y 2.

"La crisis financiera internacional y el impacto que sufrió la Argentina en la economía han provocado que las fábricas despidieran a 500 operarios y con la recuperación que se desarrolló durante el último trimestre del año pasado, apenas se pudo reincorporar a la mitad de los despedidos", expresó Salado.

Por esto, y a pesar de la mejoría que se produjo, el dirigente de la AOT destacó que todavía falta mucho trabajo y tiempo para recuperar el terreno perdido. Las declaraciones de Suhami coinciden con esta apreciación. "No hubo una recuperación en la cantidad de mano de obra. En realidad, la medida que implementaron las empresas para responder a la mayor demanda fue la ampliación de la jornada laboral de los operarios contratados. Si este año crece la actividad y se mantiene la producción fabril, recién podremos incorporar nuevo personal", aseveró el directivo.

La situación del sector

1- En Tucumán funcionan seis empresas textiles, que ocupan entre 3.800 y 3.900 operarios, según la Asociación Obrera Textil.

2- Las empresas que funcionan en Tucumán son Alpargatas, Cabex (ex Santista y ex Grafa), Tecotex, Hispania y Pol Ambrosio 1 y 2.

3- La crisis financiera internacional y el coletazo que sufrió la Argentina han provocado que se despidiera a 500 operarios.

4- La recuperación que experimenta desde el tercer trimestre de 2009 permitió reincorporar la mitad de los obreros despedidos.

5- A unos 1.300 obreros tucumanos el Gobierno nacional les paga una parte del sueldo ($ 600) mediante el Programa de Recuperación Productiva.

6- El sector aguarda que se prorrogue la vigencia de ese programa para que un grupo de textiles tucumanas pueda seguir funcionando.

Comentá la nota