Tras la lluvia, se controlaron los focos de incendio de pastizales en Victoria e Islas

Las precipitaciones del fin de semana permitieron sofocar los frentes ígneos en el sur entrerriano, aunque persiste una gran cantidad de humo en Victoria. A partir de ahora, se elaborará un plan de contingencia.
La lluvia caída en los últimos días permitió sofocar completamente los focos de incendio en el sur entrerriano, aunque persisten frentes ígneos en la zona de islas de Victoria, por lo que continúa trabajando en la zona personal del Programa de Lucha Contra el Fuego de la provincia, que además tiene a su cargo la elaboración de un plan de contingencia para prevenir futuro incidentes similares.

El titular del Programa de Lucha Contra el Fuego de la provincia, Jorge Bonnet, afirmó que la lluvia caída en los últimos días permitió “controlar los focos ígneos en todo el sur de Villa Paranacito, Ñancay, arroyo Hondo y arroyo Negro, que fueron las dos zonas de mayor conflicto”, pero advirtió que “en Victoria hay otros frentes que siguen latentes”, por lo que consideró necesario “observar la cantidad de humedad que se le puede aportar al suelo, desde el río con la sudestada o desde el cielo con la lluvia”.

En diálogo con la Agencia de Informaciones Mercosur, Bonnet anunció que en Villa Paranacito “llovió mucho y este lunes no hay problemas en lo que a incendios se refiere. Hasta el mediodía habían caído entre 45 y 50 milímetros, así que el equipo se replegó el sábado esperando el agua y viendo que la situación estaba bajo control”.

El funcionario explicó que “se trabajó con una brigada de 15 personas, y eventualmente en dos cuadrillas de siete personas cada una. Lo que se realizó fueron trabajos de manejo del fuego; para lo cual se utilizaron ciertas técnicas de contrafuego y de control, lo que gracias a Dios dio resultado y ahora, con la caída de lluvia, todo volvió a la normalidad”. De todas maneras, aclaró que “la situación se sigue monitoreando porque en el sur de Villa Paranacito quedaron apostados los Bomberos Zapadores”.

Respecto del apoyo del helicóptero del Plan Nacional de Manejo del Fuego, aclaró que “estaba pedido pero no pudo llegar por problemas netamente operativos y no había aeronaves disponibles”, pero remarcó que ahora continuarán “monitoreando constantemente todo el lugar y se dará la información lo más precisa posible para tener preparado el plan de contingencia, que está en alerta todavía”, agregó.

En tanto, Bonnet confirmó que en Victoria “hubo gran cantidad de humo, producto de la quema de turba, que es algo que no se puede predecir y que puede estar tres o cuatro meses prendida, y este tipo de lluvias copiosa hace que esos frentes de combustión concreta se acaben”, al tiempo que apuntó que “hay otros frentes que siguen latentes y es necesario observar la cantidad de humedad que se le puede aportar al suelo”.

Comentá la nota