Tras una jornada de tensión, Mahle aceptó pagar la deuda a los obreros

Al cabo de una intensa jornada de protesta y luego de 10 horas de durísimas negociaciones en la sede del Ministerio de Trabajo provincial, directivos de la firma alemana Mahle se comprometieron a pagar hoy 1.000 pesos de la deuda por salarios impagos que mantiene con los obreros de la planta de aros de pistón rosarina y a cancelar totalmente el importe de los sueldos correspondientes a la segunda quincena de julio y primera de agosto el próximo viernes 21.
Ese mismo día la empresa presentará un cronograma de pago de las indemnizaciones a los trabajadores. El acuerdo fue aceptado como un triunfo, atento al contexto en el que se desarrollaron las conversaciones. Pero también es un reflejo del estrecho camino que comenzaron a transitar las expectativas de mantener la fuente de trabajo.

El acuerdo firmado por los delegados de los obreros, la UOM y los representantes de Mahle fue votado a mano alzada por la asamblea de trabajadores que durante todo el día permanecieron frente al Ministerio de Trabajo metiendo presión sobre los negociaciones. El blanco principal de la furia fueron los directivos de la empresa alemana, que quedaron prácticamente retenidos en la sede de la cartera laboral hasta que mejoraran su oferta para el pago de salarios adeudados. Por la tarde, un centenar de manifestantes reforzaron la protesta con un corte de dos horas en la autopista Rosario-Buenos Aires.

La certeza de que no tendrían una salida fácil del Ministerio de Trabajo, más la presión de los delegados, los representantes de la UOM, la conducción de la CGT Rosario y los funcionarios de las carteras laborales provincial y nacional obligaron a los directivos de Mahle a estirar la oferta de pago y desactivar el intento de condicionarla a la cancelación del Estado nacional en concepto de reintegros de IVA. El secretario general de la central obrera, Néstor Ferrazza, que estuvo en la audiencia, amenazó con un paro general.

No se habló, en cambio, de la continuidad de la planta rosarina. Recién entrada la tarde, cuando el horno no estaba para bollos, llegó una invitación del Ministerio de Trabajo de la Nación para reunirse con los delegados de Mahle y la cúpula de la UOM el próximo miércoles. La promocionada estatización a cargo de Guillermo Moreno quedó en la historia y el misterioso comprador que se había prometido en los últimos días se convirtió en un fantasma en la reunión de ayer.

Igualmente, los delegados de los trabajadores de Mahle no pierden las esperanzas y llevarán al ministro Carlos Tomada una propuesta de reactivación. De hecho, mañana realizarán una asamblea para afinar el proyecto. "Seguimos trabajando para que la planta no se cierre", subrayó el referente de los obreros Claudio Maldonado.

El desgaste de los cuatro meses de lucha no ayuda. Más de 100 trabajadores manifestaron ayer su intención de desligarse de la empresa, lo cual fue decisivo para que la negociación de ayer se centrara en el tema de las indemnizaciones. Raúl Recchio, delegado de la UOM, destacó el compromiso de la empresa de abonar el 100% . "Si la empresa va a la quiebra, nadie cobra, tengo en mi experiencia dos quiebras y no cobré nada", reflexionó.

Cotar

Los trabajadores de Cotar asistirán hoy a las 11 a una audiencia en el Ministerio de Trabajo a la que también fueron convocados directivos de Cotar y Sancor. "El objetivo principal de la audiencia es que se nos informe del estado de las negociaciones en curso tendientes a garantizar la continuidad" de Cotar, señalaron los obreros de la cooperativa.

Comentá la nota