Tras un hurto, un ruralista culpó al Intendente y lo habría amenazado

Tras un hurto, un ruralista culpó al Intendente y lo habría amenazado
La fiscal Viviana Beytía ordenó custodia dinámica al intendente José Eseverri, que éste rechazó. Fue consecuencia de una amenaza al teléfono de secretaría privada de Eseverri, que cuenta con identificador de llamadas. El propietario es un ruralista que el día anterior había sufrido el hurto de una cámara de fotos.
El hombre no contaba con que el teléfono directo a la secretaría privada tiene incorporado el servicio de identificación de llamadas. Todo un error que no contempló a la hora de su ¿exabrupto? si es que puede llevar ese adjetivo una amenaza de muerte al intendente. Llamó el jueves pasado, durante la mañana, mientras José Eseverri regresaba en auto desde La Plata. Y a través de ese identificador es que quedó claramente asentado en la causa judicial que se iniciaría poco después el número de proveniencia. Que pertenecería a un productor rural que supo tener protagonismo durante el período de la puja por la Resolución 125. Y que a horas de haber sufrido un hurto en su casa habría cargado de toda la responsabilidad al mandatario.

Pero él no estaba en la ciudad. Y quien recibió el mensaje fue su secretario, Fabián Blanco, que tras un debate con el Intendente presentó una denuncia penal que quedó asentada en la Fiscalía Nº 10, de la doctora Viviana Beytía, según se confirmó desde Fiscalía General. Eseverri había viajado a La Plata porque el miércoles se definían demasiadas cuestiones en la capital provincial. La Legislatura tenía en sus manos aprobar o no la reforma fiscal que le daría aire al gobernador. Y de esa reforma dependía que Daniel Scioli recibiera o no 1.100 millones de pesos más por año a sus arcas. Pero dentro de esa reforma fiscal había un contenido fundamental para un sector: el inmobiliario rural quitaba el sueño a los productores. Con lo cual, al momento en que EL POPULAR Medios confirmó que quien habría amenazado de muerte -según constaría en la denuncia- a José Eseverri era un ruralista, todo pareció cuadrar: el primer pensamiento fue "le quisieron hacer pagar la postura de José de enfrentamiento con el campo".

Con el correr de las horas las razones fueron mutando y se fue conociendo que el motivo había sido otro. Ese productor en cuestión había sido víctima de un hurto entre las 21.30 y las 24 del miércoles. Y habría responsabilizado directamente de la inseguridad a José Eseverri en su amenaza. Como si fuera quien tiene en sus manos el control de la prevención y de la represión legal del delito dentro de las fronteras de la ciudad.

La llamada telefónica fue inicialmente atendida por una empleada, quien luego la pasó a Blanco. La comunicación se cortó y se le devolvió, preguntándole si se trataba de algo importante. Y ahí se comenzaron a escuchar las diatribas contra Eseverri y su vida.

La decisión de denunciar o no lo ocurrido ante la Justicia no fue inmediata y, obviamente, se discutió con el Intendente. "Pensaron que si no lo hacían y dentro de dos meses o más pasaba algo, era importante que estuviera registrado este antecedente", refirieron fuentes policiales a EL POPULAR.

La fiscal Viviana Beytía tampoco quiso correr riesgos y ordenó custodias dinámicas que inclusive, fueron mucho más allá de la figura de Eseverri. Con recorridas que abarcaron también los domicilios de otros funcionarios, pero el Intendente hizo saber muy claramente que no le interesaba y las debieron anular.

En la noche del miércoles no hubo nadie dentro de la casa del ruralista y alguien "de pequeñas dimensiones" entró "por un ventiluz chiquito que hay en la parte de atrás de la vivienda que había quedado abierto". Según consta en la denuncia policial "fue sin violencia" y "le llevaron una cámara digital Olimpus".

Fueron a su vivienda los peritos en rastros que tomaron las huellas digitales que habían quedado marcadas. "Fueron positivas", se informó desde Policía. Eso significa que tiene la cantidad de "puntos necesarios como para compararlas con los registros de archivo". Y se dio intervención a la DDI (Delegación Departamental de Investigaciones) por lo que la causa en la que fuera damnificado sigue los procesos habituales.

En el otro caso en breve será citado a indagatoria. Es que esta causa, al tener como víctima al Intendente, muy probablemente avanzará con una celeridad mayor que otros expedientes del mismo tenor. Y el ruralista deberá dar algunas explicaciones.

Comentá la nota